viernes, diciembre 9, 2022
- Publicidad -spot_img

-Publicidad-

Ven a Andalucía

También te puede interesar

Stop al cambio climático con la agricultura Regenerativa

- Publicidad -

El término ‘agricultura regenerativa’ se definió por primera vez a principios de la década de 1980 el Instituto Rodale. Esta organización estadounidense, sin ánimo de lucro, lo acuñó como una alternativa real a la agricultura convencional, que deteriora la tierra, la salud del planeta y la nuestra propia, y como un avance respecto a lo ecológico. Pero, ¿por qué? La agricultura ecológica u orgánica propone prácticas que se centran en mantener las condiciones del ecosistema del suelo, no dañarlo, conservar su biodiversidad y reducir la contaminación. Pero la regenerativa va un ‘paso más allá’ y no sólo mantiene, sino que potencia la recuperación de los suelos degradados: aumenta exponencialmente su contenido de materia orgánica, la capacidad de retener y aprovechar el agua, y la diversidad de plantas, insectos y microorganismos que forman parte de su red trófica.

El cambio climático está generando un impacto no solo medio ambiental, también un impacto en la sociedad que pide urgentemente medidas para poder dejar a generaciones venideras un planeta mejor y con recursos naturales que no afecten a nuestro ecosistema, en definitiva, a todos los seres vivos que habitamos en la tierra.

El modelo regenerativo integra y combina varias prácticas agrícolas y ganaderas sostenibles. Algunas de ellas:

• Agricultura natural (Natural farming)– interviene lo menos posible en el suelo para que los procesos naturales hagan su trabajo, no se labra el suelo, no se eliminan las malas hier- bas, ni utilizan herbicidas, pesticidas o abonos químicos. También propone la rotación de los cultivos dentro de un mismo año.

• Agricultura orgánica– no daña el suelo, ya que no emplea productos químicos, elabora biofertilizantes y emplea microorganismos nativos para nutrir el suelo.

• Agricultura del carbono (Carbon far- ming)– consiste en dejar el suelo sin arar para secuestrar carbono atmosférico, ya que labrar los campos puede alterar la estructura natural del suelo y liberar el carbono almacenado en la tierra a la atmósfera.

• Cultivos de cereal sobre pastos perennes (Pasture cropping)– promueve la siembra de cereales de invierno di- rectamente sobre prados perennes que están activos en verano, para aumentar la producción anual de pastos.

• Agroforestería– un sistema que combina árboles con cultivos o ganado en el mismo terreno para incrementar las sinergias entre los animales, que se alimentan de pasto fresco, y las plantas, que se benefician de los excremen- tos del ganado.

• Diseño de líneas clave (Keyline design)- es una técnica que, según la topografía de la zona, diseña el terreno para distribuir el agua de forma homogénea.

• Manejo holístico (Holistic management)- es una práctica ganadera en la que los animales están en continuo movimiento. Cada día el ganado se mueve a una nueva parcela de pasto y tarda meses en volver a un prado en el que ya ha comido, así la hierba puede recuperarse del impacto y aprovechar los excrementos del ganado para aumentar la fertilidad.

• Pastoreo racional voisin– similar al manejo holístico, es una práctica ganadera para escoger el momento adecuado para que el ganado paste en una parcela determinada. Se basa en el conocimiento del funcionamien- to del rebrote del pasto y las necesidades y bienestar animal.

• Granjas polifacéticas (Polyface farms)– son granjas que integran la agricultura, la silvicultura y el pastoreo para aumentar la fertilidad del suelo.

El objetivo de la agricultura generativa es aumentar el contenido de materia orgánica, se incrementa la capacidad del suelo de almacenar más agua. Esto suaviza el efecto de las inundaciones, la erosión por fuertes lluvias y contribuye a que los cultivos puedan ser productivos bajo condiciones climáticas áridas severas, como las sequías que cada vez serán más frecuentes.

Una tierra fértil también absorbe mucho más CO2 atmosférico y es capaz de almacenarlo en forma de carbono en el suelo, disminuyendo su concentración en la atmósfera. Asimismo, son prácticas que producen muchas menos emisiones de gases de efecto invernadero, ya que al no utilizar casi maquinaria pesada ni fertilizantes no provocan la quema de combustibles fósiles.

Desde Andalucía El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha anunciado que el Consejo de Gobierno aprobará un certificado llamado Carbono Zero que persigue reconocer a las empresas que se comprometan a reducir sus emisiones y desarrollar iniciativas de reforestación en la comunidad, y la agricultura regenerativa será el pilar del cambio de visión, gestión y certificación en la agricultura en Andalucía.

Pero no olvidemos que una certificación no es un sello para colgar una pared. Una certificación es un valor añadido para las empresas, clientes, instituciones, proveedores, una forma de trabajar más sostenible, equilibrada y optimizar los recursos, qué son limitados.

- Publicidad -spot_img

Últimas noticias