19/07/2024

El miedo como herramienta
E

Dos años de pandemia nos han bastado para aprender a convivir con el miedo, a que nuestro horizonte de planificación temporal no se extienda más allá de dos o tres […]

Te puede interesar

Dos años de pandemia nos han bastado para aprender a convivir con el miedo, a que nuestro horizonte de planificación temporal no se extienda más allá de dos o tres semanas vista, por lo que pueda pasar. Hace no mucho tiempo, nuestra acomodada forma de vida de la sociedad del bienestar pre covid, nos ofrecía un abanico de posibilidades basadas en la libertad de elección y de sueños. Organizábamos vacaciones de verano, preparábamos los presupuestos anuales de nuestras empresas en los primeros meses del año con la certeza de que, con pequeños márgenes, se cumplirían, organizábamos eventos y fiestas. Éramos libres, se respiraba ilusión. 

Desde aquel fatídico mes de marzo de 2020 tengo la im- presión de que la sociedad se ha vuelto gris, temerosa. Ni siquiera negra o de colores, gris. Y no hay nada más lamentable que perder la ilusión; la sociedad y la economía necesitan respirar esperanza para evolucionar. Sin embargo, y después de transitar por estos más de 25 meses pandémicos, no termina de quedarme claro que la apatía se haya instaurado por culpa del ciudadano. ¿Será el miedo un nuevo mecanismo de manipulación social? Podemos analizarlo desde distintas perspectivas. 

- Publicidad -

Después del estallido inicial que aterrorizó a todo el planeta, hemos caminado por nuevas oleadas producidas por nuevas variantes del virus o por relajación de la prevención hasta que, por suerte, desde hace varios meses nos colocamos en la casilla de salida para avanzar hacia la normalidad, todavía con la sensación en el cuerpo de desconfianza y con una población temerosa a la que le cuesta quitarse la mascarilla o, incluso, relacionarse con normalidad. Pero, cuando parece que nos vamos despojando del miedo, los medios vuelven a bombardear con la irrupción de una nueva variante (ahora parece ser la XE), y volvemos a tener miedo. Luego fue el turno del conflicto bélico, adiós covid. La población siente el miedo por la guerra, no es necesario introducir otro factor. Sin embargo, pronto la guerra deja de ser producto del prime time, por lo que las redes sociales, debates y publicaciones de ciertos científicos se llenan de advertencias de nuestras restricciones los próximos meses. ¿Será acaso que el miedo genera cierto morbo? 

Está claro que no podemos pasar por alto los acontecimientos sociales que hemos y estamos viviendo, pero se me ocurre que hay ciertos contextos en los que se han percatado que una sociedad con miedo es una sociedad más dócil, más manipulable. Una sociedad temerosa acata las restricciones impuestas con mayor tolerancia; una sociedad temerosa se centra en el drama que está en tendencia en ese momento y deja de mirar la deuda pública, la subida del IPC o la factura de la luz; a una sociedad que vive con miedo es más fácil mentirle o, al menos, tergiversar la información. Además, esa persona que vive con recelo está abocada a tomar decisiones no meditadas sino basadas en la impulsividad.

- Publicidad -


No menos interesante es el hecho de que los titulares morbosos o sensacionalistas invitan a cliquear en la noticia, acción que genera más tráfico en la web del medio en cuestión y, por lo tanto, más dinero. Nuevamente se recurre a la estrategia del miedo, aunque esta vez disfrazada de la necesidad de informar. Permitidme discrepar sobre la idea de que eso es periodismo de verdad. 

La economía, así como la propia sociedad, necesita desarrollarse bajo los cimientos de la estabilidad y la ilusión, de hecho vemos cómo con cualquier infortunio los marcadores económicos se descontrolan, las bolsas caen, las inversiones se frenan. Entonces, ¿es lo más inteligente recurrir al miedo? ¿Cuál es el coste de oportunidad de recurrir a esta estrategia? Tal vez, todo dependa del tipo de sociedad que nuestros gobiernos y representantes quieran, depende de lo que ciertos sectores económicos vean más o menos rentable. 

- Publicidad -

Ya lo dijo Patrick J. Kennedy acerca del terrorismo, “Los terroristas intentan manipularnos y cambiar nuestro comportamiento creando miedo, incertidumbre y división en la sociedad”. No seamos terroristas. 

Montserrat Hernández
Directora de Tribuna de Andalucía 

- Publicidad -

Más noticias

Antonio Fernández (Iberdrola): “Todos debemos sentirnos protagonistas de la transición energética”

"Andalucía se ha convertido en uno de los grandes polos de crecimiento de Iberdrola, además de una región clave en el proceso de electrificación de la economía"

Más noticias