18/05/2024

Suspensos en vocaciones
S

Te puede interesar

Muchos de los chicos que hoy cruzan el portal del colegio con la mochila al hombro desempeñarán profesiones completamente desconocidas. Profesiones que nacerán de la nueva revolución industrial que estamos viviendo.

- Publicidad -

Se habla largo y tendido de cómo parece que la irrupción de la Inteligencia Artificial va a exterminar muchos de los empleos que hoy conocemos y demandando nuevos perfiles laborales con nuevas cualificaciones. Piloto de drones, analistas de Big Data, urbanistas de Smart cities, expertos en robóticas, gestor de energías renovables, cirujanos robóticos, economistas digitales, desarrollador de prótesis biónicas en 3D, … estas, y muchas otras que aún están por perfilar, serán los temas en los que trabajarán estos niños. Y todas estas profesiones tienen un rasgo en común: nacen de la ingeniería.

En este contexto nos encontramos un problema: un futuro tecnológico y un presente sin profesionales científicos.

- Publicidad -

Parece que no se le ha cogido el pulso, en España en general y en Andalucía en particular, a la formación de los profesionales que realmente exige el mercado laboral. Falta de renovación que también se percibe en los temarios, algunos lejanos a la realidad profesional, que son impartidos de forma muy teórica, sin tener presentes ni hacer uso de las herramientas con las que conviven los jóvenes. Todo, poco a poco, está cambiando y es preciso que cambie, ya que es vital que los jóvenes se motiven y se enfrenten al aula con el empuje necesario.

A ello debemos sumar que las plazas que ofertan las carreras STEM (Ciencia, Matemáticas, Ingeniería y Tecnología) no se están cubriendo y, esto pasa, mientras el mercado aumenta la demanda de profesionales. La solución, una vez más, está en las aulas. Hay que potenciar el interés de los jóvenes por estas materias.

En el Colegio Oficial de Graduados e Ingenieros Técnicos Industriales de Sevilla, COGITISE, llevamos 7 cursos pisando las aulas de los centros de nuestra provincia para explicarle a los jóvenes cómo esas matemáticas abstractas y aburridas, para algunos, se pueden convertir en una interesante experiencia, en todo un desafío con el que resolver problemas reales.

Durante un trimestre, los jóvenes tienen a su disposición una impresora 3D para que puedan fabricar con ella todo lo que su imaginación les permita. Sin coste alguno para el centro, COGITISE cede este material con el objetivo de divulgar de forma práctica y entretenida las carreras STEM, de cultivar vocaciones científicas.

En estos siete años, más de tres mil chicos y chicas de una treintena de centros escolares sevillanos han participado en esta iniciativa con la que, esperamos, estar sembrando vocaciones.

- Publicidad -

Más noticias

Las claves de la nueva directiva europea de eficiencia energética en edificios centran una jornada en el Colegio de Arquitectos

La Diputación de Cádiz y el Colegio de Arquitectos de Cádiz continúan con la colaboración iniciada hace unos años para avanzar...

Más noticias