18/05/2024

Responsabilidad social corporativa o RSC, ¿qué es?
R

Te puede interesar

Seguro que habéis escuchado hablar de la Responsabilidad Social Corporativa, o visto sus siglas, RSC, y os preguntáis, ¿y esto realmente sirve para algo?, ¿aportará valor a mi empresa? Absolutamente, la respuesta es SÍ.

- Publicidad -

En la era moderna, las empresas enfrentan cada vez más presión para no solo buscar el beneficio económico, sino también para ser agentes de cambio social y ambiental. Este cambio de paradigma ha llevado a un enfoque más amplio conocido como Responsabilidad Social Corporativa (RSC), que implica la integración voluntaria de preocupaciones sociales y ambientales en las operaciones comerciales y las relaciones con las partes interesadas. La RSC es más que una simple filantropía; se trata de integrar prácticas éticas y sostenibles en el núcleo mismo de la estrategia empresarial.

Vivimos en un mundo globalizado, donde cada día compramos artículos o contratamos servicios desde, o, a cualquier parte del mundo. Todo este movimiento de capital a escala mundial, ha provocado que durante muchos años se haya favorecido la aparición de grandes desigualdades entre países, privatización de servicios, disminución de Derechos Humanos, y deslocalización de empresas de producción, entre otros.

- Publicidad -

La RSC contribuye a mejorar la reputación de una empresa. En un mundo donde la información fluye libremente a través de las redes sociales y otros canales de comunicación, las empresas que actúan de manera ética y sostenible tienden a ganarse la confianza de los consumidores y la sociedad en general. Esto puede traducirse en una mayor lealtad de los clientes, una ventaja competitiva y, en última instancia, un crecimiento empresarial sostenible a largo plazo.

Son múltiples los organismos del ámbito internacional, públicos y privados, que desde hace décadas, comenzaron a tomar conciencia del impacto negativo que producen di- versas prácticas empresariales.

Por ello, juntos trabajaron, y siguen trabajando, en la redacción de leyes y normativas que, desde la responsabilidad empresarial, la ética y el fomento de los valores contribuya a frenar estas desigualdades.

¿Qué hacen las empresas para adaptarse?

Aquí entra la Responsabilidad Social Corporativa o RSC.

Esta es una forma de dirigir la empresa basada en gestionar los diferentes impactos negativos que su actividad genere, tanto en su personal interno (trabajadores, accionistas, proveedores) como en sus agentes externos (clientes, sociedad).

Para ello, dentro de la misma empresa se crean Comités de Ética y Responsabilidad, que son los responsables de analizar los impactos empresariales negativos, que su actividad genera. Los ámbitos de actuación, sobre los que se incide son el ámbito social, económico y medioambiental.

Este es un compromiso que se asume desde la dirección de las em- presas, y que tiene su reflejo en los que día a día trabajan en ella. Se trata de empezar “ordenando tu casa”, para que esto se refleje en el exterior.

Las empresas que implantan planes de RSC, trabajan respetando normas de igualdad entre trabajadores, aminorando los efectos negativos en el medio ambiente y contribuyendo con acciones sociales.

- Publicidad -

Todas estas medidas consiguen que la empresa rinda de forma más efectiva, tanto interna, como externamente. El tener implantando un plan de RSC, contribuye a que la empresa obtenga un valor añadido de cara a la sociedad, consiguiendo que destaque sobre las que no lo poseen, sus productos y servicios serán mejor valorados.

La RSC desempeña un papel crucial en la gestión de riesgos empresariales. Las empre- sas que ignoran las preocupaciones sociales y ambientales corren el riesgo de enfrentar demandas legales, boicots de consumidores, sanciones regulatorias y daños a la reputa- ción que pueden afectar significativamente su rentabilidad y viabilidad a largo plazo. Por lo tanto, adoptar prácticas responsables puede ayudar a mitigar estos riesgos y proteger el valor de la marca.

La implementación efectiva de la Responsabilidad Social Corporativa no está exenta de desafíos. Las empresas pueden enfrentar obstáculos como la falta de recursos, la resistencia interna, la presión para ofrecer resultados financieros a corto plazo y la dificultad para medir el impacto de sus iniciativas de RSC. Superar estos desafíos requiere un compromiso firme desde la alta dirección, una cultura organizacional orientada hacia la ética y la sostenibilidad, así como la colaboración con otras partes interesadas, incluidos empleados, proveedores, clientes y la sociedad en general.

¿Responsabilidad Social Corporativa para PYMES?

Aunque se piense que la RSC es algo pensado para grandes compañías, cada vez más, vemos como las pequeñas y medianas empresas comienzan a trabajar incluyendo pequeños planes que mejoren su impacto en la sociedad.

El simple hecho de destinar un porcentaje del beneficio anual a colaborar con Asociaciones no lucrativas, hace que se esté aplican- do esta responsabilidad social corporativa. El implantar planes de igualdad, para la mejora de los derechos de los trabajadores, hace que exista esta responsabilidad corporativa.

Es necesario, y que mejor foro que este para destacarlo, el fomentar la implantación de planes de RSC enfocados a la igualdad entre los trabajadores de las empresas.

Aunque por ley, desde el pasado 7 de marzo de 2020, ya deben tener aprobado los planes de igualdad las empresas que tengan entre 151 y 250 personas trabajadoras, cierto es, que las PYMES no deben dejar de lado estos planes de RSC por el valor añadido que les genera ante el mercado.

La RSC desempeña un papel crucial en la gestión de riesgos empresariales. Las empresas que ignoran las preocupaciones sociales y ambientales corren el riesgo de enfrentar demandas legales, boicots de consumidores, sanciones regulatorias y daños a la reputación que pueden afectar significativamente su rentabilidad y viabilidad a largo plazo. Por lo tanto, adoptar prácticas responsables puede ayudar a mitigar estos riesgos y proteger el valor de la marca.

La implementación efectiva de la Responsabilidad Social Corporativa no está exenta de desafíos. Las empresas pueden enfrentar obstáculos como la falta de recursos, la resistencia interna, la presión para ofrecer resultados financieros a corto plazo y la dificultad para medir el impacto de sus iniciativas de RSC. Superar estos desafíos requiere un compromiso firme desde la alta dirección, una cultura organizacional orientada hacia la ética y la sostenibilidad, así como la colaboración con otras partes interesadas, incluidos empleados, proveedores, clientes y la sociedad en general.

- Publicidad -

Más noticias

Las claves de la nueva directiva europea de eficiencia energética en edificios centran una jornada en el Colegio de Arquitectos

La Diputación de Cádiz y el Colegio de Arquitectos de Cádiz continúan con la colaboración iniciada hace unos años para avanzar...

Más noticias