13/06/2024

La Industria Cementera. Un Ejemplo De Sostenibilidad
L

Te puede interesar

En muchos casos la actividad industrial se asocia exclusivamente a grandes plantas fabriles con imponentes chimeneas humeantes. Durante muchos años ha estado de moda demonizar a la industria en general, haciéndola responsable de todos los males de la humanidad: de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEIs) y del proceso de cambio climático, de la escasez de algunos recursos, etc. Esta postura de ataque a la industria, defendida en muchos casos por lobbies ecologistas y por grupos políticos afines, resulta preocupante además de perniciosa para la sociedad. Es posible que algunas industrias, hace décadas y de acuerdo con los criterios que regían en la sociedad en aquellos momentos, no se plantearan cuestiones como el respeto medioambiental, la reducción de GEIs o el uso eficiente de los recursos que ofrece la naturaleza. Sin embargo, lo excepcional hoy en día es encontrar industrias que no estén comprometidas con la sostenibilidad y para las que el respeto por el medio ambiente no sea una de sus mayores preocupaciones.

- Publicidad -

La industria cementera de Andalucía es un claro ejemplo del respeto que la gran mayoría de las empresas tienen hoy por el medio ambiente. El pasado 26 de junio, las empresas Cementos Portland Valderrivas, Votorantim Cimentos, CEMEX y Holcim a través de la patronal andaluza AFCA (Agrupación de Fabricantes de Cemento de Andalucía), suscribieron con las organizaciones sindicales más representativas del sector, CCOO del Hábitat-A y UGT FICA- A, el VII Acuerdo para la Valorización y la Sostenibilidad de la Industria andaluza del cemento. El objetivo de este acuerdo es la colaboración conjunta entre los sindicatos y las empresas del sector cementero que operan en Andalucía, para el desarrollo de proyectos coherentes y racionales encaminados a lograr 3 subobjetivos: la mejora de la competitividad del sector cementero andaluz, la protección del medio ambiente y la salud de las personas y el mantenimiento y mejora del empleo. Estamos hablando de garantizar, durante los próximos años, la coexistencia de los tres pilares que forman parte del desarrollo sostenible: el económico, el ambiental y el social. Desarrollar la actividad de fabricación de cemento de manera responsable, respetando el medio ambiente y la seguridad de las personas, es un objetivo que comparten empresas y sindicatos.

El sector cementero andaluz, de manera pionera en Europa, suscribió el primero de estos acuerdos en abril de 2002, hace ya más de 21 años. No siempre fue sencillo llegar a un consenso entre empresas y sindicatos. No obstante, a lo largo de estos años siempre han prevalecido, sobre las diferencias, los puntos en común y los objetivos compartidos. Sindicatos y empresas han sabido estar a la altura y lograr acuerdos que, en muchas ocasiones, han trascendido de lo meramente ambiental. Se trata de desarrollar la actividad industrial de fabricación de cemento de manera ordenada y respetuosa con el medio ambiente, de manera que se garantice tanto la competitividad empresarial necesaria para generar valor y empleo de calidad, como la seguridad de los trabajadores y entornos de todas y cada una de las fábricas de cemento de Andalucía.

- Publicidad -

Una de las herramientas más eficientes con las que cuenta el sector cementero para hacer de la sostenibilidad una realidad en su actividad industrial, es la valorización energética de residuos. La valorización consiste en sustituir una parte de los combustibles fósiles tradicionales que utilizan los hornos de las cementeras, por determinados residuos que contienen un poder calorífico intrínseco. Este proceso cuenta con varias ventajas ambientales.

En primer lugar contribuye al trata- miento responsable, eficiente y seguro de una parte de los residuos que generan otras muchas industrias y que actualmente van a parar a vertederos, en los cuales contaminan y emiten GEIs como el CO2, e incluso el metano, extremadamente perjudicial para el cambio climático. Además, con la valorización se contribuye de manera decidida a la economía circular, pues los residuos que se utilizan en hornos de cementeras son aquellos que no se pueden ni utilizar ni reciclar; si no se valorizaran, irían a parar a vertederos o bien serían incinerados sin recuperar la energía intrínseca que poseen.

Por otro lado, cuando se hace uso de residuos que contienen biomasa, la valorización energética contribuye a reducir el balance global de emisiones de GEIs. Cabe mencionar que el sector cementero está firmemente comprometido con el objetivo de descarbonizar por completo su proceso de aquí a 2050. Para ello, además de la valorización, los procesos de captura, almacenamiento y uso de carbono jugarán un papel primordial.

Además de esto la valorización energética de residuos supone para el sector cementero un factor de competitividad que contribuye de manera decidida al mantenimiento de la actividad industrial. Una cementera que no tenga posibilidad de valorizar tiene casi imposible su supervivencia, pues debe competir con otras plantas que en muchos casos están situadas en países, como es el caso de los que se sitúan en el arco mediterráneo, con estructuras de costes mucho más competitivas.

La Junta de Andalucía, el pasado 26 de junio, y a través de su portavoz y consejero de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul, dejó constancia de su apoyo al sector cementero y reconoció el esfuerzo de la industria cementera por seguir trabajando en la reducción de emisiones, en la sustitución de combustibles fósiles por recursos derivados de residuos, en la mejora energética de las instalaciones cementeras, en frenar los efectos del cambio climático y en preservar los valores naturales.

- Publicidad -

Más noticias

Paradela plantea destinar fondos europeos a mejorar las redes eléctricas e interconexiones para acelerar la transición energética

El consejero de Industria, Energía y Minas de la Junta de Andalucía, Jorge Paradela, ha planteado hoy en Bruselas...

Más noticias