29/05/2024

Julio Orantes: “Tradición, calidad e innovación: ingredientes de Cárnicas Zurita desde 1970”
J

Te puede interesar

“No negamos que no se pueda triunfar con intermediarios, pero no es nuestro caso”

Empezaron hace 53 años con una tienda de comestibles ¿Qué nos puede contar de los orígenes de Cárnicas Zurita?

- Publicidad -

Sí. Fue un sueño que mis padres tenían y que hicieron realidad. En 1970 se encontraban en una situación difícil a nivel económico: tenían una familia numerosa que alimentar y no encontraban oportunidades laborales. Por esta razón decidieron dar un salto y emigrar al extranjero. Sin embargo, a unos días antes de su marcha, les salió la oportunidad de regentar una tienda de comestibles que estaba en proceso de traspaso. A pesar de las limitaciones de logística y transporte habituales en la década de los 70, la empresa fue muy bien. Antiguamente las carnicerías solo vendían carnes durante los meses de invierno, por lo que en el resto de los meses pasaban a ser tiendas de comestibles corriente. En este cambio mis padres encontraron la posibilidad de seguir haciendo su sacrificio de cerdos o su fabricación de embutidos, y a raíz de esto, montaron fábrica pequeña que, desde entonces, ha evolucionado positivamente.

¿Qué particularidades tiene la empresa Cárnicas Zurita? ¿Qué ofrecen al público?

- Publicidad -

En Cárnicas Zurita nos dedicamos a la fabricación de jamón y embutidos desde 1970. Procuramos ponerle mucho empeño, mucha tradición y mucha calidad a todo lo que hacemos. No siempre es fácil, no siempre lo conseguimos, pero siempre intentamos innovar y dar lo mejor de nosotros. De hecho, lo que nos diferencia de la competencia es el hecho de que hemos conseguido materializar toda idea que hemos ido teniendo a lo largo de los años.

¿Cómo se aplica la tecnología en un sector tan primario como lo es el sector cárnico?

Hay un desarrollo muy importante en el mundo cárnico. Evidentemente, es un mercado muy maduro, pero que ha sufrido una evolución muy fuerte y presenta un desarrollo a nivel tecnológico bastante importante. En nuestro caso, hemos ido implementando muchas mejoras durante todos estos años. Además, ya no solo hablamos de un desarrollo en la maquinaria y en tecnologías, sino también en seguridad alimentaria, una cuestión primordial, pues debemos garantizar al consumidor la mayor seguridad posible.

Afirman que la clave de su éxito es no trabajar con intermediarios.

Sí. No negamos que no se pueda triunfar con intermediarios, pero no es nuestro caso. Trabajar con intermediaros está muy bien, pero también se contemplan una serie de desastres y tiene un recorrido mucho más laborioso y lento que en el caso contrario. Es cierto que nosotros logramos experimentar un crecimiento vertical en nuestros inicios porque teníamos una fábrica y una tienda en la que vendíamos lo que producíamos, pero luego, tuvimos que ir a terceros clientes para crecer y poder llegar a las grandes superficies. En efecto, tras nuestro crecimiento exponencial, llegó un periodo de estancamiento en el que la rentabilidad cae y hay mucha competencia. Así pues, apostamos por seguir desarrollando nuevas líneas. Actualmente contamos con dos cash&carry en venta directa al público y un modelo de tienda restaurante, que hemos establecido recientemente en el centro comercial Nevada Shopping de Granada. Asimismo, hemos de señalar nuestros restaurantes La Cueva de 1900, de los cuales somos propietarios y en el que todos o, al menos, el 90% de los productos ofrecidos son fabricados en nuestras instalaciones.

¿Distribuyen a otras zonas de España? ¿Y fuera de nues- tras fronteras?

Desde hace muchos años contamos con un sinfín de puntos de ventas ubicados a lo largo del territorio. Nuestros productos llegan a otros rincones como son Palma de Mallorca, A Coruña, Madrid o Málaga, entre otros. En cuanto a exportaciones, los productos de Industrias Cárnicas Zurita llegan a países como Francia, Italia, Alemania o Reino Unido.

Estamos atravesando un periodo histórico de sequía ¿Cómo les está afectando? ¿Les preocupa el futuro en este sentido?

Es un problema muy grave, evidentemente. El sector de los cereales es un sector muy perjudicado por la falta de agua y, como se trata de un círculo vicioso, a nosotros también nos afecta porque cuanto menor es la producción de cereales, menor es el volumen de alimentos para dar de comer a los animales. Si bien es cierto que no podemos adivinar a ciencia cierta el futuro, lo cierto es que podemos ver que la falta de agua está encareciendo considerablemente los costes. Así pues, si ya existía una falta de cereales por toda la especulación con la Guerra de Ucrania, ahora con la sequía nos enfrentamos a un problema doble.

- Publicidad -

Más noticias

Sergio Baeza-Herrazti (USISA): “La tradición de conservar lo natural”

¿Cómo ha sido la evolución de USISA a lo largo de 50 años de trayectoria? ¿Cómo han logrado combinar...

Más noticias