16/07/2024

José Carlos Piñero Criado: La tormenta perfecta
J

Te puede interesar

A los autónomos, en los dos últimos años, les está complicando bastante la vida una rara y extraordinaria combinación de circunstancias, que comenzó con la pandemia de la Covid-19, la suspensión de sus actividades y la consecuente pérdida radical de ingresos. 

Ante aquella drástica situación se vieron obligados a solicitar créditos ICO y moratorias en el pago de suministros, alquileres e hipotecas… era un pan para hoy, que podía ser hambre para mañana, al que no había alternativa: tenían que aguantar, con la esperanza de un relanzamiento de la economía al final del túnel de la Covid. 

Y hubo ayudas estimables aunque claramente insuficientes, como los ERTES, la Prestación por Cese de Actividad y algunas subvenciones, no poco desdeñables, de las Comunidades Autónomas. 

- Publicidad -

Al año de la crisis, ya en 2021, el Gobierno de España articuló la famosa “Linea Covid de ayudas directas a autónomos y a empresas” (REAL DE- CRETO-ley 5/2021), muy criticada en su concepción porque ni eran ayudas, ni eran directas, sino subvenciones con carácter finalista, lo cual era impropio del momento de crisis aguda y generalizada en que llegaban: resultaron un fracaso. 

Y desde verano de 2021, el incremento del coste de la electricidad comenzó a abatir los maltrechos negocios, a lo que se unió el fin progresivo de las prestaciones por cese de actividad y el final de los ERTES, situación que a principios de 2022 se agravó de manera alarmante por el incremento de la inflación y de los costes salariales. 

- Publicidad -

Lejos que reducir las cargas fiscales y sociales, lejos de ayudar e incentivar la economía de los ahogados autónomos, el Gobierno subió el SMI (en el peor momento), ocasionando un aumento de costes salariales y de seguridad social difícil de soportar para aquellos autónomos con actividad más endeble… Esto ocasionó una mayor pérdida de competitividad de los mismos y el empeoramiento de su situación financiera. 

¿Creen Vdes. que eran pocos ingredientes para la tormenta perfecta? Eso debió parecerle al Gobierno porque, en un alarde de falta de imaginación e insensibilidad, aprobó una subida de las cotizaciones de los autónomos para 2022. 

- Publicidad -

¿Les sigue pareciendo poco? Al Gobierno si, porque se le ocurrió, en el momento más duro, plantear un debate falaz, poco realista, y poco práctico, proponiendo un nuevo sistema de cotización por “ingresos reales”, cuya consecuencia sería una nueva subida de cotización para la mayoría de autónomos y la bajada de prestaciones sociales para los más desfavorecidos. 

Ahí es nada… 

Pero si creíamos que ya era suficiente y no podíamos aguantar más, nos equivocábamos de nuevo: llegó la maldita guerra, la invasión por Rusia de Ucrania, cuyo drama principal es el humano, sin lugar a dudas, pero que además ha coadyuvado de manera decisiva al incremento del coste de la materia prima y suministros, disparando el precio de los carburantes, circunstancias todas que están acabando por destrozar la, a estas alturas, famélica competitividad de los negocios de los autónomos y pymes de nuestro país. 

Aún veremos en las próximas semanas la reducción del consumo y, desgraciada- mente, la destrucción de empleo. 

¿Qué podemos hacer ante esta tormenta perfecta? 

Lo primero de todo, a estas alturas, es no descartar nada: si el quince de abril los titulares informativos anuncian que nos ha invadido una raza interplanetaria, yo lo creeré, y pensaré que habrá que adaptar- se a esas nuevas circunstancias y vender nuestros servicios y nuestros productos en ese nuevo mercado interplanetario… no en vano la Ley de Murphy establece que “si algo malo puede pasar, pasará”, ¿o es que aún queda algún ingenuo que siga creyendo que después de la tormenta siempre llega la calma…? 

En realidad, tras este desenfadado dramatismo, lo que quiero poner de manifiesto es que, para cada problema existe una solución, a saber: 

Sin que nos confiemos al albur, y siendo conscientes de que el mundo ha cambiado y sigue cambiando, y que la historia corre a toda prisa, de manera vertiginosa, por delante de nosotros… debemos hacer un análisis de nuestros negocios, aquel clásico DAFO podría valer. 

Pongamos especial atención a las nuevas tecnologías, a la digitalización, tanto en cuanto al comercio, como en cuanto a la gestión interna del negocio y de nuestros clientes, por ejemplo. 

Y aunque nadie va a venir a salvarnos, salvo nosotros mismos, debemos aprovechar las exiguas ayudas que la Administración nos brinda, en forma de ayudas a la digitalización, el Kit Digital… y también dejarnos asesorar, para lo cual, aquí en Andalucía, es muy aconsejable acudir a alguno de los CADE o a las Asociaciones de Autónomos, entidades ambas que realizan una labor gratuita inconmensurable… acérquense a ellos, pidan ayuda y asesoramiento, la encontrarán. 

Recomiendo también visitar este link, en el que se van actualizando las muchas ayudas… https://administracion.gob.es/ pagFront/empleoBecas/becasAyudasPremios/buscadorBecas.htm 

Al fin y al cabo, aunque ya estamos en la tormenta perfecta ¿no lo ven? saldremos de ella y, al final, brillará el Sol. 

P.D. Autónomo, no olvide proteger su patrimonio con actuaciones sencillas, como inscribirse en el registro Mercantil como “EMPRENDEDOR DE RESPONSABILIDAD LIMITADA”, para que su vivienda habitual no esté sujeta a la responsabilidad derivada del tráfico empresarial y por lo tanto no puedan embargársela 

Nos vemos en la próxima orilla, sigan remando,… contra viento y marea. 

- Publicidad -

Más noticias

Alejandro García (Jajoan): “Una mezcla perfecta de innovación y personalización”

¿Cuándo surge Jajoan? La Sastrería Jajoan nació en 1967 con el objetivo de rescatar la tradición de la sastrería a...

Más noticias