21/05/2024

De Andalucía al espacio, y más allá
D

Te puede interesar

Posiblemente, el ingeniero de la NASA Juan García le suene de poco. Es andaluz, de Linares concretamente, y solo lleva cuatro meses trabajando para este prestigioso organismo. Pero, a sus 22 años, puede estar orgulloso de su meteórica carrera: ingeniero aeroespacial (estudios que empezó con solo 16 años), cursó un año en la Georgia Tech University de Atlanta, hizo su tesis final de carrera en Dubai, tiene un postgrado en Ingeniería de Vuelo Espacial y Astronáutica por la universidad holandesa de Delph y, tras ser becado por la NASA, dejó huella hasta el punto de que decidieron no dejarlo escapar y ofrecerle un puesto en la Jet Propulsion Laboratory de la Agencia espacial donde se desarrolla un software para simular misiones espaciales.

- Publicidad -

El caso de Juan es un caso paradigmático de talento andaluz. Es cierto que la historia está repleta de numerosos casos que ponen de relieve a Andalucía como tierra de talentos, 3.000 años de historia dan para mucho, pero, no por ello, nos deja de admirar cuando alguien destaca sobremanera del resto de los que nos consideramos razonablemente normales. A mí, personalmente, me produce orgullo, pero también curiosidad.

Curiosidad por entender qué es exactamente el talento y si lo podemos hacer crecer dentro de un territorio u organización de forma premeditada y sistematizada. Adriano, Trajano, San Isidoro, Séneca, Averroes, Velázquez, Murillo, Valdés Leal, Manuel de Falla, Martínez Montañez, Julio Romero de Torres, Juan Ramón Jiménez, Pablo Picasso, Federico García Lorca, Rafael Alberti, María Zambrano, Paco de Lucía, Elvira Lindo, Carolina Marín, Victoria Kent, Carmen Maroto o Antonio Banderas, son algunos ejemplos de andaluces con talento que han destacado en artes, literatura, filosofía, política, abogacía, medicina o deportes.

- Publicidad -

Intentando sacar paralelismos entre ellos, podríamos concluir que el talento es la suma de determinadas habilidades que sobresalen sobre lo estándar o la media.

En el ámbito empresarial continuamente se habla de captación, retención y gestión del talento. ¡Todo el mundo quiere trabajar con gente de talento! Si hemos dicho que el talento es un conjunto de habilidades, ¿cuáles serían las deseables en el mundo de la empresa y equipos de trabajo?

Si tratáramos de agrupar las habilidades que reflejan el talento en las organizaciones, podemos diferenciar tres bloques: Habilidades de iniciativa. Son las que capacitan para solucionar problemas complejos, crear valor e impulsar proyectos. Por ejemplo, el pensamiento crítico, la mentalidad emprendedora, la creatividad y la autogestión. Habilidades de sentido. Aquellas que responden al porqué o para qué. La ética y el espíritu de servicio para conducir a los demás, colaborar y tener un desempeño excelente. Por ejemplo, la profesionalidad, el liderazgo, el trabajo en equipo, la agilidad, el compromiso y el propósito. Habilidades de influencia. Son las aptitudes sociales, conversacionales y persuasivas para los negocios y las relaciones con los demás. Por ejemplo, la comunicación persuasiva, la negociación y gestión de conflictos, la inteligencia comercial y la inteligencia emocional.

Todos podemos concordar que Juan García tiene un talento innato que ha sabido aprovechar, canalizar y potenciar hasta llegar a la NASA. Pero ¿es esto suficiente? Sin sus horas de estudio, su proactividad, y su iniciativa para estudiar en Madrid, Dubái, Atlanta y Holanda, ¿hubiera tenido el mismo “talento”?

Paco de Lucía ensayaba unas diez horas al día; Picasso insistía en que la inspiración era importante, pero más importante aún que te cogiera trabajando… y nuestra jugadora de
bádminton más laureada entrena ocho horas diarias. Son sólo tres ejemplos de una tozuda realidad: el talento es un conjunto de habilidades que sólo se muestran si las trabajas y
las desarrollas con tesón.

Conseguir identificar a personas con un talento especial, con determinación y capacidad de esfuerzo y sacrificio, y apoyarles en su desarrollo y sus objetivos es determinante para hacer brillar el talento de una organización. Si, además, esto lo entendieran nuestros políticos y lo potenciaran desde la educación y las Administraciones Públicas, podría supner un revulsivo para un territorio concreto en un medio plazo.

Entiendo que, sobre todo, para los jóvenes que viven en un mundo lleno de talent shows y que tienen de referentes a influencers, youtubers, tiktokers y otros ejemplos del éxito fácil, el hablarles del esfuerzo y el tesón como el combustible necesario para que hagan ignición las habilidades que llevan dentro sería ir a contracorriente. Pero es necesario e imprescindible hacerlo. El caso de Carolina Marín se debería analizar en los colegios andaluces. Ha sido campeona olímpica de bádminton, tres veces campeona mundial, seis veces campeona de Europa, Premio Nacional del Deporte Reina Sofía, Medalla de Oro de la Real Orden de Mérito Deportivo y Medalla de Andalucía, entre otros logros. ¿De verdad alguien puede pensar que todos estos resultados son sólo por sus habilidades y que no hay detrás mucho esfuerzo, determinación y sacrificio?

En Andalucía hay mucho talento, agudeza e ingenio, pero las buenas semillas necesitan de buenos sustratos en los que desarrollarse.

Juan García no estaría hoy en California si no hubiera tenido el apoyo de su entorno más
cercano, no hubiera luchado con ahínco por lograr sus metas y no hubiera empezado un camino que inició a los 16 años yéndose a estudiar a Madrid.
Necesitamos que, entre todos, (empresas, centros de enseñanza, Administraciones Públicas y sociedad civil), ayudemos a los que tienen talento a identificarlo y desarrollarlo y, siendo sinceros, nos interesa no sólo por ellos, sino por todos los que conformamos esta rica tierra, ya que aprovechar las extraordinarias cualidades y habilidades de nuestros “Juan García” y nuestras “Carolina Marín” nos ayudará a construir una mejor Andalucía.

- Publicidad -

Más noticias

Alberto Cortés (Ginevia): “Corroborar y confirmar que tenemos un producto de calidad”

La idea de crear una ginebra con Stevia es innovadora y única en el mercado. ¿Cómo nace esta idea...

Más noticias