martes, septiembre 26, 2023

También te puede interesar

Yolanda Izquierdo Pérez: “Es fundamental que se creen puestos de trabajo específicos para las enfermeras especialistas”

¿En qué trabaja el Excmo. Colegio Oficial de Enfermería de Sevilla?

Esta entidad colegial (ECOES) lleva trabajando en una misma línea desde la incorporación de la nueva Junta de Gobierno el 15 de diciembre de 2021 y cuenta con 16 áreas de trabajo y especialidades. Así nuestro lema es: “La enfermera cuida, diagnostica, cura, gestiona, investiga y educa en prevención”, el cual persigue posicionar a las enfermeras como líderes en Sanidad y como un perfil profesional que debe estar presente en las decisiones que afecten a la salud de las personas.

Destaca el impulso a la investigación enfermera, a través del Área de Investigación y Desarrollo Profesional -creada en 2022- cuya comisión dio forma al I Plan de Investigación del ECOES y organizó la I Jornada de Investigación, la cual tuvo bastante impacto y reunió a auténticos expertos en dejar huella a través de aportaciones en la ciencia basadas en la evidencia. Así, actualmente estamos trabajando en las líneas estratégicas del II Plan de Investigación y preparando otros eventos, como la II Jornada de Investigación, el XXXIX Certamen Nacional de Enfermería ‘Ciudad de Sevilla’ o el Certamen Nacional de Enfermería Basada en la Evidencia. Además, en el Colegio, hemos apostado desde el primer momento por la formación de calidad de nuestros profesionales. Así, ofrecemos gran cantidad de cursos gratuitos, tanto presenciales como on-line. Para ello contamos con nuestra Moodle y también con Salusplay, que ofrece contenido multimedia, recursos web exclusivos y formación destinada a sanitarios y, en particular, a enfermeras. De modo que nos hemos convertido en el primer colegio profesional de Enfermería en toda Andalucía en ofrecer Salusplay a sus colegiados. También nuestros cursos específicos tienen tal demanda que tenemos que realizar varias ediciones.

Además, en estos primeros seis meses la Comisión de Ética y Deontología del ECOES vio la luz, algo novedoso, puesto que no existía un grupo de trabajo de estas características, y desde este equipo de Gobierno consideramos que es de vital importancia en nuestra profesión. También se ha creado, con el apoyo del Consejo General de Enfermería, un Observatorio de Agresiones, porque lamentablemente es una lacra que sufrimos a diario y que no podemos obviar. A través de él, se pueden notificar las agresiones que sufren nuestros compañeros con idea de poder cuantificar los casos y trabajar en su prevención. Como apoyo, esta entidad colegial dispone de un servicio que consiste en una atención telefónica durante 24 horas al día, los 365 días del año, así como atención jurídica. Y si el profesional lo requiere, una atención psicológica e incluso en el caso de baja laboral motivada por la agresión, éste cuenta con una indemnización por día. Nuestro objetivo es erradicar esas agresiones, tanto físicas como verbales, y cuando, irremediablemente ocurren, intentamos estar al lado de quienes las sufren, porque una agresión deja marcado para toda la vida al profesional.

¿Qué acogida tuvo la última edición del Certamen Nacional de Enfermería Ciudad de Sevilla?

Siempre que convocamos este certamen la acogida es extraordinaria y así recibimos el impulso necesario para seguir trabajando en la siguiente edición, ya que tiene carácter nacional y recibimos a profesionales de todos los puntos de la geografía española. En nuestra apuesta por formación e investigación, ponemos los medios necesarios para que las enfermeras tengan herramientas para seguir avanzando, participar de manera activa en el desarrollo de la profesión, diferenciar a la misma y extraer conclusiones valiosas aplicables a la práctica enfermera en su trabajo diario, lo cual repercute en los cuidados que reciben los pacientes. Ha de quedar claro que las enfermeras investigamos y tenemos mucho que decir, pero muchas compañeras hacen sus aportaciones desde el absoluto anonimato. Siempre las vamos a apoyar e incluso nuestro departamento de asesoramiento científico da apoyo en metodología de la investigación, en estadística e incluso ofrecemos las instalaciones de nuestro Colegio, para que puedan realizar allí las actividades necesarias para llevar a cabo proyectos.

¿Considera que ha aumentado la visibilidad de la profesión en los últimos tiempos?

Sí, y la figura profesional de la enfermera ha cobrado más relevancia tras la pandemia de la Covid-19. El mundo entero se puso patas arriba, mientras que las enfermeras éramos un perfil demandado y realmente valioso. Fue una forma de que quedara patente que las enfermeras tenemos las competencias y el liderazgo que se necesita para participar en cualquier toma de decisión, sobre todo cuando hablamos de la política sanitaria, algo que afecta directamente a la ciudadanía, a su salud y a su bienestar.

Entre los retos a los que se enfrenta la comunidad enfermera están elevar las ratios, el nivel A1 y desarrollar las especialidades. ¿Considera que se ha avanzado en alguno de estos ámbitos?

Son temas que están pendientes desde hace ya mucho tiempo y que, tanto del Ministerio de Sanidad, como del resto de Administraciones implicadas en la salud de los ciudadanos, deben de abordar de una manera prioritaria y urgente. Y, por supuesto, en ese abordaje no puede faltar la colaboración de los Colegios Profesionales.

Está claro que hay que mejorar las ratios de enfermería, ya que estamos situados en quinto lugar, empezando por abajo, en la cola de Europa. Esto implica que la calidad de la asistencia que los profesionales de enfermería prestan a los ciudadanos no es igual, sino que varía dependiendo del lugar. Por lo que se incumple el principio de equidad que el Estado debe asegurar y proporcionar a los ciudadanos.

Por otro lado, me habla del nivel A1. La Enfermería está encasillada dentro de un nivel A2 que es del todo incomprensible, ya que apostamos por el nivel A, sin subcategorías. Y es que, desde el año 2008, los estudios de Enfermería se convirtieron en grado universitario, lo que implica 4 años de estudio, con 240 créditos de formación, al igual que otras carreras, como puede ser Derecho, Física o Psicología, por citar algunas. Todos estos profesionales, si en un momento dado acceden a una plaza en la Administración pública, al poseer esa titulación, directamente son adscritos al nivel A1. Sin embargo, las enfermeras, cuando accedemos a cualquier plaza de la administración, por esa misma vía, accedemos directamente al nivel A2. Esto es algo totalmente inexplicable y pone de manifiesto una evidente discriminación a nuestra profesión. No solamente conlleva unas consecuencias a nivel retributivo, sino que afecta a nuestro desarrollo profesional, ya que nos impide el acceso a determinados puestos dentro del sistema sanitario, como por ejemplo puede ser una gerencia de un hospital o de un área sanitaria.

El desarrollo de las especialidades es otro de nuestros grandes problemas. Se crearon en el 2005, hay un decreto que las regula, pero a pesar de ello, el desarrollo es incompleto puesto que no se atienden a las necesidades reales de los pacientes. Los ciudadanos se merecen una asistencia de calidad, cuidados de excelencia y profesionales debidamente formados. Actualmente contamos con siete especialidades, aunque no están desarrolladas al 100%.

Las enfermeras somos el colectivo más numeroso dentro del sistema sanitario. Sin embargo, las cuestiones enfermeras no interesan, no despiertan ningún interés en los responsables de la sanidad en España, tanto a nivel nacional como a nivel autonómico. Cuando las especialidades de Enfermería son un reto para la Administración, de eso no cabe la menor duda, lo que conlleva una serie de cambios muy importantes en la organización sanitaria de nuestro país. Quizás, eso es difícil de abordar, pero tanto los colegios profesionales provinciales, como los Consejos Autonómicos y el Consejo General de Enfermería, estamos dispuestos a ayudar y a colaborar en su desarrollo.

En líneas generales, ¿qué cambios considera necesarios de efectuar en el actual sistema de salud?

Hay que exigir que las especialidades tengan un desarrollo pleno, con una planificación real de los recursos humanos de los que disponemos, teniendo en cuenta las necesidades de la ciudadanía. De manera que es fundamental que se creen puestos de trabajo específicos para las enfermeras especialistas, ya que hay enfermeras que no están desarrollando su labor profesional en la especialidad que han estudiado.

Además, es necesario establecer algún tipo de estrategia que incentive y que reconozca la profesión enfermera, que mejore nuestras condiciones de trabajo, que reduzca la temporalidad y favorezca la estabilidad laboral.

Hay que promover ese desarrollo profesional y ese liderazgo de las enfermeras, haciéndonos partícipes de la gestión y de la dirección de las administraciones locales, autonómicas, nacionales… Eso, ineludiblemente, pasa por ese reconocimiento del nivel A y una mejora en las ratios de enfermería y paciente, lo cual es clave para garantizar la seguridad de los cuidados de la ciudadanía, evitando los riesgos y las complicaciones derivadas de la falta de personal.

Últimas noticias