30/05/2024

Turismo en Andalucía… Pero no a cualquier precio
T

Te puede interesar

Pues sí, tenemos y debemos ser tajantes en este punto: Turismo en Andalucía, sí pero no a cualquier precio, ya que corremos el gran riesgo de perder nuestra esencia, nuestras raíces, los que somos y lo más importante, lo que fuimos.

- Publicidad -

Está claro que no podemos, como dicen los antiguos, “poner puertas al campo”. Sería absurdo y por supuesto imposible, pero si queremos convertirnos en una referencia, debemos comenzar a cumplir con la larga lista de deberes para que seamos el destino turístico deseado por todos.

A pocas fechas de que comience FITUR Feria Internacional de Turismo), no podemos conformarnos con que a Andalucía se la conozca sólo por lo de siempre. Tenemos un potencial inmaterial incalculable que se traduce en un innumerable patrimonio repartido entre nuestras ocho provincias.

- Publicidad -

Sol, playa, nieve, gastronomía… Estos son nuestros grandes reclamos, pero Andalucía, nosotros, representamos mucho más y si no, prueben a dar una pequeña vuelta por una geografía rica en historia y con un potencial aún por descubrir incluso por los que vivimos aquí.

La marca #andalucia es conocida en el mundo entero. Un mundo que acude a la llamada de una tierra hospitalaria como pocas. Una tierra llena de matices, de colores, de sabores, de personalidad, de hablas diferentes y una riqueza cultural difícil de enumerar, cuantificar y valorar porque es casi imposible de superar todo lo que contiene Andalucía.

¿Orgullosa? Mucho y por distintos motivos, pero y sobre todo porque cuando viajas a otros países o ciudades te das cuentas de que sí, efectivamente abres la mente, pero también sirve para ser consciente de todo lo que tenemos aquí.

Porque lo que tenemos aquí, y perdón por la repetición, es para presumir de lo mucho que hemos trabajado para conseguir posicionarnos en el ranking de los destinos más elegidos por los turistas extranjeros.

Muchos de éstos incluso deciden establecerse, de manera permanente entre nosotros. Y aunque el dicho ese que dice de: “allá donde fueres, haz lo que vieres”, algunos no lo practican con cierta asiduidad, sí que es cierto que saben apreciar todo lo que han descubierto en Andalucía.

Y eso es lo que deberíamos hacer los de aquí: volver a descubrirla. Desandar lo andado o como se dice en emprendimiento, desaprender para otra vez aprender.

No pasa nada por revisarnos a nosotros mismos. Y tampoco por hacer una “critica constructiva” que sirva para mejorar y para conservar porque algo que observo, de un tiempo a esta parte, es ese afán por perder la seña de identidad que nos hace único.

Porque eso es lo que es Andalucía: única en todos los sentidos y en la gran extensión de una región que tiene la obligación (sí lo han leído bien: la obligación) de conservar lo que la distingue y la convierte en la máxima expresión de lo que es original.

Y es que lo original, lo auténtico, lo que es real es lo que yo busco cuando viajo, y lo que entiendo que quieren encontrar los que llegan hasta aquí.

- Publicidad -

Yo no quiero encontrarme una Giralda porque la tengo en Sevilla ni tampoco la Sagrada Capilla del Salvador porque la podemos ver en Úbeda que, además es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde el año 2003.

No quiero encontrarme con ninguna réplica sino con la verdad y eso es lo que tenemos que guardar como si fuera un tesoro, no sólo los andaluces sino también las distintas administraciones, ya que de éstas depende el hecho de mantener y preservar, nuestro patrimonio material, pero también el inmaterial.

Las calles, nuestras calles están llenas de gente que configuran a nuestras capitales en auténticas torres de Babel. Ciudades cuyos centros históricos, en la mayoría de las ocasiones, son incapaces de contener el flujo de personas que discurre por todos los rincones, y que los convierten en lugares feos, ruidosos y caóticos.

Cada día es más complicado encontrar una calle, ya no digo solitaria, sino con pocos peatones y casi siempre de fuera porque los de aquí, a veces, nos vemos obligados a irnos a otros barrios para encontrar tranquilidad.

¿Y saben qué? Que somos nosotros los que damos identidad a nuestra casa. Y cuando digo nuestra casa, me refiero a Huelva, a Sevilla, a Córdoba, a Jaén, a Granada, a Málaga, a Almería… A Andalucía. Somos nosotros los que tenemos que cuidar de que Andalucía siga siendo Andalucía y continúe reconociéndose en ella misma.

Cuando lean esto alguien dirá que tenemos que modernizarnos e ir con estos nuevos tiempos en los que la Inteligencia Artificial (IA), parece que ha venido a ser un nuevo Génesis.

Pero no es así porque podemos hacerlo sin perder esa famosa idiosincrasia de la que tanto nos enorgullecemos… Y porque de igual manera somos innovadores, modernos, tecnológicos y disruptivos. Contamos con un gran tejido empresarial, una red de distribución y logística que da respuesta a nuestras necesidades, y todo gracias al trabajo, el esfuerzo, el buen hacer y, de nuevo, el gran trabajo en equipo de los andaluces.

Así que, hagamos lo mismo y seamos equipo en esta época en la que todo el mundo siente un deseo irrefrenable por viajar y plasmarlo en fotos, y en sus redes sociales. Hagamos el esfuerzo (TODOS) de proteger lo que tuvimos y tenemos para no “morir de éxito”.

No todo vale para atraer a los turistas. Aspiremos a mucho más y convirtámonos en el sitio de lujo al que ir. Un cinco estrellas en el que perderse y encontrarse, y que dé respuesta a un público cada vez más exigente, pero también más responsable y excelente.

Y por favor, vamos a empezar a creernos que somos los mejores porque lo somos. Porque esta será la única manera de que nosotros mismos nos sintamos elegidos por lo que somos y no por lo que tenemos.

- Publicidad -

Más noticias

CESUR organiza una jornada empresarial en Jaén para analizar las nuevas políticas agrarias

Andalucía copa el valor de la producción nacional de aceite de oliva con el 83,7%. Según los datos de...

Más noticias