sábado, junio 10, 2023

También te puede interesar

Tribuna de Andalucía. Un año de periodismo coherente

Hace apenas unos días, Tribuna de Andalucía celebraba los I Premios Tribuna de Andalucía. Cumplía un año de vida como cabecera en Andalucía y quería celebrar, por todo lo alto, un año en el que sus artículos, entrevistas y reportajes ya se han convertido en indispensables para muchos.

Los galardonados de esta primera edición de los Premios Tribuna de Andalucía, Futuralga, en la categoría de Proyecto Emprendedor; la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía como mejor iniciativa público-privada; Sando, como Trayectoria Empresarial, y Migasa como mejor Empresa, fueron el claro ejemplo de la imagen de una Andalucía innovadora, tecnológica, avanzada y absolutamente disruptiva. Una Andalucía que mostraba su fortaleza y que ponía nombre y apellidos a lo que debemos y tenemos que ser.

Ver cómo se entrega un reconocimiento a empresas, empresarios y emprendedores de Andalucía siempre es una satisfacción pero, en esta ocasión fue doble porque me siento parte de Tribuna de Andalucía. Para mi ya es mi casa. Una casa en la que encuentro lo que los periodistas queremos y perseguimos: una línea editorial alineada con tus principios, como profesional de la comunicación y en la que sabes, porque lo sabes, que la coherencia es la base y los pilares en los que se asienta esta publicación.

Ya lo dijo Celia Díaz, la delegada de Tribuna de Andalucía el día de la puesta de largo: “Guardad este primer número porque formará parte de la historia de periodismo”. Muchos fuimos los que le hicimos casos porque no hay cosa que más nos guste a los profesionales de la comunicación, que atesorar portadas que marcan nuestra vida. Portadas que te devuelven a ese momento y que te hacen revivir, paso por paso, el sentimiento de orgullo de saber que el corazón del periodismo sigue palpitando y más vivo que nunca.

Montserrat Hernández, la presidenta de Grupo Tribuna lo dejó claro en todas las palabras llenas de fuerzas y con la claridad, más que meridiana de quien sabe lo que quiere: Lo que quiere decir, lo que quiere contar y, casi lo más importante, hacia dónde debe ir y adonde tiene que llegar.

Fue contundente y explícita en todas las frases en la que lanzaba mensajes lleno de fuerza y de verdad, a los que allí nos reuníamos. Y es que en un momento en el que impera las buenas palabras y lo “políticamente correcto”, se agradece escuchar lo que de verdad importa. Lo que ocurre en el mundo real, que no en el universo virtual, y en el día a día de muchas personas que se deciden a emprender. Pero también en empresarios con una trayectoria de años y que han visto los cambios que están teniendo lugar en la sociedad y, en concreto, el mundo empresarial.

Y, efectivamente todo está cambiando ¡y de qué manera! y por eso es absolutamente necesario que las empresas encuentren el apoyo para seguir creciendo porque de esto depende, no sólo la creación de empleo en Andalucía, sino la propia supervivencia de éstas.

España es un país de PYMES. Un país de pequeños empresarios y que, en la mayoría de los casos son empresas unipersonales.

Esto, extrapolado a Andalucía, ofrece un panorama en el que se hace más que urgente que se apliquen políticas dirigidas a dar la vuelta a esta realidad.

Porque, tanto a nivel autonómico como a nivel nacional, tenemos que aspirar a ser el “motor”. Tenemos que lograr convertirnos en un referente a nivel mundial y Andalucía, la tierra en la que vivimos y a la que da voz Tribuna de Andalucía, está haciendo los deberes para ser, por fin, la máquina que tire de todo un país.

Siempre digo que tenemos que creérnoslo y aquí lo he dejado escrito en más de una ocasión porque lo tenemos todo. Empezando por los emprendedores y emprededoras que inician sus ideas de negocio “a pulmón” y, concretamente el suyo propio; empresarios y empresarias que trabajan sin descanso porque saben que de ellos depende la supervivencia de sus empresas y de sus plantillas y miles de autónomos sobre los que descansa la economía, y aquí no exagero, de todo un país.

En estos momentos llenos de ruido, de desencuentros y de falta de acuerdo, el tejido empresarial sigue dando ejemplo en silencio y haciendo lo que mejor saben hacer: crear riqueza. Continúan siendo los primeros en poner en riesgo todo lo suyo porque han asumido la responsabilidad de as-pirar a, en vez de ser un país de PYMES, ser un país de pequeñas grandes empresas.

Este es el momento porque es aquí y ahora cuando hay una gran oportunidad. Pero también es el instante en el que las administraciones deben

caminar junto a los que son protagonistas de una actualidad que queda reflejada, “negro sobre blanco” y todos los meses, en Tribuna de Andalucía.

RECUERDEN (a modo de postdata): Lo que se escribe trasciende en el tiempo y hoy, más que nunca, el periodismo se hace real con Tribuna de Andalucía. Así que, por eso, y por mucho más, y como escribí cuando tuve en mis manos el primer número: ¡VIVA EL PERIODISMO!.

Últimas noticias