26/05/2024

Toreros, toros, cofradías y hermandades: una simbiosis sevillana
T

Te puede interesar

Sevilla, tierra de pasiones, donde el fervor religioso se entrelaza con la bravura del toreo. Una ciudad donde las cofradías y hermandades procesionan por sus calles, llenándolas de incienso y devoción, mientras que en la Maestranza se celebra el ritual milenario de la tauromaquia.

- Publicidad -

Una relación histórica:

La vinculación entre toreros, toros, cofradías y hermandades se remonta a siglos atrás. Muchos toreros han encontrado en la fe y en las tradiciones cofrades un refugio espiritual, un consuelo ante los rigores de su profesión. Es una muestra más de la riqueza cultural y patrimonial de esta ciudad. Una simbiosis que refleja la profunda religiosidad del pueblo sevillano y su pasión por la tauromaquia

- Publicidad -

Para muchos toreros, las cofradías han representado un refugio espiritual, un lugar donde encontrar consuelo y fortaleza ante los rigores de su profesión, marcada por el riesgo y la incertidumbre. La fe y el fervor religioso han sido pilares fundamentales en la vida de estos artistas, ofreciendo un marco de valores y creencias que les ha permitido afrontar los desafíos de la tauromaquia

No es inusual ver a toreros vistiendo nazarenos en las procesiones sevillanas, portando pasos o incluso ocupando cargos directivos en las hermandades. Esta activa participación en la vida cofrade refleja la profunda devoción que muchos de estos artistas sienten hacia sus creencias religiosas.

No es de extrañar que esta simbiosis se haya visto reflejada en generosos regalos por parte de los toreros a las hermandades. Donaciones de imágenes, enseres, e incluso terrenos, han sido muestra de la profunda devoción que estos artistas sienten hacia sus cofradías, ejemplos de generosidad que podemos reseñar por su influencia en la socided hispalense y cofrade son:

Joselito “El Gallo”, que donólas llamadas mariquillasa la Virgen de la Esperanza Macarena, una de las imágenes más veneradas de Sevilla, amen de ello formó parte de la Junta de Gobierno de la Hermandad y contribuyó con el cambio estético y artístico dela mano del bordador Rodríguez Ojeda.

Otro torero insigne y a la vez dramaturgo, intelectual y poetafue Ignacio Sánchez Mejías: devoto del Gran Poder, regaló a la hermandad la túnica del Cristo del Mayor Dolor.Manuel Vázquez, torero onubense, donó a la Virgen de la Confortadora a la Hermandad del Gran Poder.

Esta relación entre los toreros y la Semana Santa de Sevilla llega a uno de sus puntos culminantes en la tarde delMiércoles Santo con las hermandades de San Bernardo y El Baratillo. La dinastía de los Vázquez, una de las principales castas del toreo sevillano, siempre ha sido muy devota de la Hermandad del Cristo de la Salud y María Santísima del Refugio, San Bernardo. Manolo Vázquez fue Hermano Mayor de la Hermandad durante los años 1958 a 1964 y le regaló a la Virgen su traje de alternativa, con el que se le confeccionó una saya de color blanco que luce la Virgen en su paso, que además presenta los broches de los faldones del paso de palio que se confeccionaron con los «machos» de este traje de luces.

Pero los Vázquez no hacían más que seguir la tradición de este popular barrio, y es que hermanos de San Bernardo fueron Joaquín Rodríguez Costillares y Francisco Arjona Herrera, “Cúchares”, que murió siendo Hermano Mayor y está enterrado bajo el altar del Santísimo Cristo de la Salud. También en el siglo XIX el legendario “Tato” fue Hermano Mayor de la hermandad, a la que también perteneció José Claro “Pepete” y de la que los hermanos Manolo y Pepe Bienvenida llegaron a ser distinguidos como Hermanos mayores honorarios. Más modernamente, en su nómina de hermanos figura el torero retirado Diego Puerta.

Y como no podía ser de otra manera, en la Madrugada del Jueves al Viernes Santo, cuando las dos Esperanzas de Sevilla salen a la calle, un amplio rosario de toreros están debajo del antifaz de distintas hermandades. La dinastía de los Ordóñez, con Antonio Ordóñez –Hermano Mayor de Hermandad de la Esperanza de Triana desde 1978 hasta 1982–, con Paquirri –quien se “metió” debajo del paso para salir de costalero, como unode sus hijos–, y con Francisco Rivera Ordóñez –que ha sido miembro de su Junta de Gobierno–, ha estado muy ligada a la Hermandad del Santísimo Cristo de las Tres Caídas y Nuestra Señora de la Esperanza., a la que también pertenece el torero trianero Emilio Muñoz, que en alguna ocasión ha salido como costalero.

La Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia y María Santísima de la Esperanza Macarena, La Macarena, tiene entre sus hermanos a diversos y populares matadores de toros: los Martín Vázquez o Andrés Luque Gago, por ejemplo. Conocida era la devoción que a la Macarena tenía Joselito El Gallo, que cuando se produjo la tarde fatídica de Talavera era miembro de la Junta de Gobierno.Conocidas las famosas esmeraldas o mariquitas, un regalo del toro y que cada madrugada van prendidas en el pecho de la Virgen, que aparecen además junto a la pluma de oro que Sevilla regaló al canónigo Muñoz y Pabón. Este canónigo, excelente escritos, muy conocido popularmente por la defensa que hizo para que de los funerales por Joselito El Gallo se oficiaran en la catedral de Sevilla, que si hasta entonces era honor sólo para príncipes y casas reinantes, a partir de aquel año fue honor compartido con quien definió como “príncipe del toreo” por decisión del pueblo.

- Publicidad -

Célebre es, por lo demás, la bellísima fotografía de la Macarena vestida de luto riguroso a la muerte de Joselito, por una decisión llena de sensibilidad de la Junta de Gobierno de la Hermandad.

Otro torero, pariente además de Gallito, Ignacio Sánchez Mejías, llevó la Cruz de Guía de la cofradía macarena durante muchos años. Los ganaderos José Luis de Pablo-Romero y Eduardo Miura ostentaron el título de Hermano Mayor de la Macarena. Hoy entre otros miembros de la Casa Miura, Dávila Miura es uno de sus más de tres mil hermanos: lo fue desde el día en que nació. Y un detalle: el compositor Abel Moreno le dedicó un pasodoble a este torero y en la composición lleva sones de la marcha “Macarena”.

Las cofradías de Sevilla han desempeñado un papel fundamental en la vida de muchos toreros, ofreciéndoles un refugio espiritual, fortaleciendo sus valores y creencias, y brindándoles un espacio de conexión con la comunidad y la tradición. Es un legado que continúa vivo en la actualidad, reflejando la profunda simbiosis entre la tauromaquia y la religiosidad popular en la cultura sevillana.

- Publicidad -

Más noticias

Syrsa se convierte en el único concesionario oficial del grupo Chery en Almería y Sevilla

El grupo de servicios avanzados de movilidad SYRSA se ha convertido en concesionario oficial del grupo chino de automoción...

Más noticias