martes, febrero 7, 2023
- Publicidad -spot_img

También te puede interesar

Salud Rivero: “La administración sanitaria y la industria nos necesitamos para conseguir nuestros objetivos”

“Actualmente trabajamos en laimplantación de la gestión logística a través de dispositivos móviles, con lo cual estamos trabajando para conseguir lo que podríamos llamar “EL ALMACÉN DIGITAL”, es decir, “0” Papel”

- Publicidad -

El servicio andaluz de salud tiene un enorme volumen de compras que supone un esfuerzo logístico muy importante. ¿Cómo es el día a día del departamento de usted dirige? 

Para cualquier directivo de la administración pública es difícil explicar cómo es el día a día de su departamento, ya que normalmente dentro de las competencias que nos asignan los correspondientes decretos de estructura, todos los días surgen de tareas no previstas, difíciles de explicar e incluso de poner en valor, pero que absorben una parte importante de nuestro tiempo.


Centrándonos en las tareas relacionadas con la logística, las funciones de compras y logística para abastecer las necesidades de materiales de los centros sanitarios del SAS, se desarrollan dentro de las 8 Centrales de compras provinciales, centros de gasto con competencias en materia de compras, logística, contratación administrativa y contabilidad a nivel provincial y que funcionalmente dependen de la Dirección General de gestión económica y servicios del SAS. Estas Unidades administrativas vienen funcionando desde 2.012.

Desde el año 2.020 y como consecuencia de la pandemia, a esta estructura logística se han añadido dos Almacenes regionales localizados en las provincias de Sevilla y Granada donde se contamos con una reserva estratégica de material relacionado con la gestión de la pandemia provocada por el SARS COVID-19 (Equipos de protección individual, test rápidos de diagnóstico y material fungible para vacunación)

La estructura provincial abastece las necesidades ordinarias de los centros asistenciales para su funcionamiento diario y la estructura regional responde a la demanda de material relacionado con la pandemia, dando a así respuesta a los distintos programas de prevención, detección y vacunación que se han venido desarrollando para la erradicación de la misma. Destacar que estos almacenes abastecen de material de protección tanto al personal sanitario como al personal funcionario de las distintas consejerías de la Junta de Andalucía (mención especial para el personal docente).

Para poder conocer el volumen o la envergadura de la actividad que la gestión logística implica dentro del SAS me parece importante dar a conocer los siguientes datos: Con un Presupuesto de gastos en Capitulo II (Bienes y servicios) para 2.022 aproximado de 3.700 Mill€, llevamos a cabo la siguiente actividad (datos anuales): – N.o de pedidos internos: 938.171; – N.o de líneas de pedidos internos: 5.618.507; – N.o de pedidos externos: 1.075.373; – N.o de recepciones de material de proveedor (entradas almacenable): 707.019; – N.o de recepciones de material de proveedor (entradas tránsito): 415.054; – N.o de recepciones de material entre almacenes: 766.451; – N.o de órdenes de trabajo de preparación: 373.104; – N.o de órdenes de trabajo de distribución: 393.372; – N.o de Almacenes de consumo creados en el último año: 304; – N.o de Almacenes de consumo actuales totales: 10824

Para el correcto funcionamiento de las tareas logísticas, los almacenes del Servicio Andaluz de Salud, funcionan como auténticas cadenas de producción. De esta manera damos respuesta a la programación diaria establecida de peticiones de material (que hacen los centros o almacenes de consumo) y las entregas (que prepararan los Almacenes centrales).

La empresa de distribución lleva a cabo diariamente una ruta previamente establecida en función de la programación de entregas acordada entre los Centros asistenciales y los Almacenes centrales. Cualquier retraso en las tareas de preparación, afecta a la cadena distribución, con lo cual se puede producir un fallo en la cadena logística que puede determinar la falta de abastecimiento de un material necesario para la actividad asistencial. Por eso es tan importante que esta “cadena de producción” no falle.

Para ello también es clave el correcto funcionamiento del Almacén de consumo.

Para una gestión logística correcta y eficiente es fundamental la gestión óptima de los Almacenes de consumo (llamados también Almacenes de planta o almacenillos). Cuando todas estas tareas se llevan a cabo según una planificación previamente establecida estamos asegurando que cuando un material es necesario para una actuación clínica, esté a disposición del personal sanitario para realizar su actividad.

Para el enorme volumen de material que ustedes manejan supongo que es fundamental contar con una red logística amplia, moderna y con todas las garantías. ¿Cómo ha ayuda la innovación y las nuevas tecnologías a que este trabajo resulte más eficiente?

Podemos decir que a partir de 2.010 se pone en marcha el Modelo de compras del SAS con las características que conocemos hoy. Es cierto que desde entonces hasta hoy ha experimentado un importante desarrollo que ha consistido fundamentalmente en la adaptación de sus dos elementos claves (el Catálogo de bienes y servicios y el sistema informático integrado de gestión logística SIGLO) a las necesidades de la organización para el correcto funcionamiento del modelo, que no es otro que la atención a la demanda de material y servicios de los centros asistenciales del SAS para el cumplimiento de sus fines.

Aparte del desarrollo de estas dos herramientas (que han resultado claves para la unificación y explotación óptima del Modelo), la implantación de la innovación y las nuevas tecnologías en el ámbito de la gestión logística de esta Agencia ha sido considerada una prioridad para los responsables de las áreas logísticas. Así al largo de estos años se ha apostado por la implantación de: Comercio electrónico a través de EDI (Intercambio electrónico de datos), estándar de identificación GSI y sistemas de almacenamiento y preparación de pedidos automática:

Actualmente se está trabajando sobre la versión número 34 del Sistema de información de gestión económica integral y corporativo (SIGLO) y en implantación de la gestión logística a través de dispositivos móviles, con lo cual estamos trabajando para conseguir lo que podríamos llamar “EL ALMACÉN DIGITAL”, es decir, “0” Papel.

Venimos de una época en la que su trabajo ha sido absolu- tamente primordial en cuanto a la gestión de vacunas y de material sanitario relacionado con la pandemia. ¿Está satisfecha de la forma en la que se gestionó esta crisis sanitaria dentro de su ámbito?

Desde que se decreta el estado de alarma por la pandemia SARS-COVID-19 (Marzo 2.020), esta Subdirección empieza a asumir funciones y tareas que no había realizado con anterioridad.

Empezamos a actuar como Central de compras Regional, puesto que a través de los procedimientos de emergencias recogidos en el ART.20 de la LCSP, se empiezan a hacer compras centralizadas del material necesario para hacer frente a la pandemia (EPIs, PCR, test rápidos de diagnóstico, mate- rial fungible para vacunación). Recibido el material desde esta Subdirección se determinan los criterios y la prioridad para la distribución, en función de la incidencia de la pandemia a las Centrales provinciales de compras y de allí a los centros sanitarios.

Para poder llevar a cabo esta tarea se han constituidos dos Almacenes regionales (Sevilla y Granada) que son gestionados por esta Subdirección, donde se cuenta con una reserva estratégica para hacer frente a posibles repuntes de la pandemia.

No voy a insistir aquí en las dificultades con que esta tarea se hizo en un mercado absolutamente desregulado, creo que este hecho ya es bastante conocido por todos, pero en referencia a la cuestión planteada sí me parece oportuno destacar que se hicieron tareas que nunca se habían hecho es esta Subdirección (que se siguen haciendo en la actualidad)y destacar principalmente el espíritu de trabajo equipo y colaboración con que se trabajó.

Esta Subdirección y los órganos provinciales con competencias en compras y logística, gracias a la estructura de Almacenes provinciales pudimos coordinarnos para poner en el punto donde más se necesitaba el escaso material con que contábamos, a través una red de trasporte regional que conseguirlos establecer con la premura que exigía la emergencia decretada.

Efectivamente me encuentro muy satisfecha con la tarea realizada por todo los profesionales del área de logística del SAS (mis colaboradores más directos y los responsables y equipos provinciales) y de nuestra contribución a vencer al SARS-COVID-19.

En este sentido destacaría como elemento clave en la gestión de la pandemia la coordinación y la colaboración de todos los agentes implicados: responsables asistenciales y de cuidados, centros socio-sanitarios, farmacia y prevención de riesgos laborales.

Destacar también el reconocimiento que el Centro español de logística ha hecho al Servicio andaluz de Salud otorgándole el premio a la Excelencia logística como finalista, por la “Estrategia logística del Servicio Andaluz de Salud para hacer frente al impacto en el mercado sanitario del COVID-19

Ahora estamos viviendo una gran crisis internacional provocada por la guerra en Ucrania que está, entre otras cosas, disparando los precios de los productos y servicios. ¿De qué manera le está afectando a los suministros del servicio andaluz de salud?

La situación inflacionista que estamos viviendo como consecuencia del incremento del precio de los combustibles y de la guerra de Ucrania está provocando un desequilibrio generalizado en los contratos del sector público. Situación que el Gobierno de la nación ha tratado de solucionar para los contratos de obras con la publicación del Real Decreto 3/2.022 de 1 de Marzo, (permitiendo que las comunidades autónomas realicen sus regulaciones propias) pero no así con el resto de contratos (suministros y servicios) que suponen un volumen económico muy importante para Administración sanitaria.

Como no puede ser de otra manera esta situación está afectando a los contratos suscritos por el Servicio Andaluz de Salud.

Son continuos los escritos de las empresas donde hacen una exposición exhaustiva de cómo sus costes de producción se están viendo afectados por la espiral inflacionista en que nos encontramos y solicitando medidas para reestablecer el “honesto equilibrio de lo pactado”. Para ello nos piden la aplicación de art. 205 de Ley de contratos del sector público, que regula las modificaciones no previstas en los contratos. Tal como ya han puesto de manifiesto algunos Tribunales administrativos de Recursos contractuales, el precio del contrato es un elemento esencial del mismo y no es posible la aplicación de este artículo para su modificación.

Con el marco jurídico actual que solo permite las revisiones de precios de algunos tipos de contratos, dentro de los que no se encuentran con los contratos de suministros), nos vemos imposibilitados para llevar a cabo estas modificaciones de los contratos.

Ante esta situación hay empresas que solicitan la resolución del contrato, aunque están dispuestas a seguir prestándonos servicios y otras que no se presentan a las licitaciones o que van por encima de los presupuesto de licitación, con lo que las nuevas contrataciones quedan desiertas. A pesar de ello, necesitando seguir comprando materiales para prestar la asistencia sanitaria que nos demanda la población. La consecuencia de todo ello es estamos poniendo en peligro el volumen de compra reglada de un sector con tanto peso económico como el sanitario.

En algunos sectores se habla de la posibilidad de aplicar la teoría “riesgo imprevisible” siempre debidamente valorado y justificado en cada caso por, lo que no es fácil de aplicar en este contexto general de riesgo.

Necesitamos soluciones urgentes, si no existe el peligro de que se produzca un deterioro de los servicios públicos y que estemos poniendo en peligro los principios de la propia ley de contratos.

Entendemos, como ha publicado recientemente el “Observatorio de la contratación pública”, que la solución debe venir directamente del Estado de la nación como “garante del funcionamiento correcto de la actividad económica”, en palabras del profesor Gimeno Feliu, para que de esta forma no haya diferencias ni inseguridad jurídica entre los servicios de salud.

La mejor solución sería reconocer que la actual Ley de contratos no responde de manera eficiente a las necesidades de contratación del sector sanitario y proceder a una modificación de la misma que nos permita aplicarla de manera racional a todos los operadores económicos.

Este gobierno ha apostado sin reparos por la fórmula de colaboración público-privada en todas las áreas incluida la de salud. ¿Cómo se materializa esta colaboración en el departamento que usted dirige?

La colaboración de las empresas del servicio andaluz de salud ha sido una constante en la gestión de compras para que los profesionales sanitarios puedan disponer del material que necesitan para su actividad

Las empresas del sector sanitario destinan importantes recursos a la investigación y a la innovación que hacen que los servicios de salud podamos dar una asistencia sanitaria de la mayor calidad.

La administración sanitaria y la industria nos necesitamos para conseguir nuestros objetivos. Aquella para mejorar la salud de la población y esta para conseguir el beneficio económico que les permite su subsistir.

El modelo de compras del SAS siempre ha contado con el mercado sanitario, imprescindible para la definición y mantenimiento del Catálogo de bienes y servicios, estando presentes en el Banco de empresas, donde actualmente tenemos inscritas más de 96.000 operadores económicos

La importancia y la necesidad de esta colaboración se ha puesto de manifiesto más que nunca en los momentos más críticos de la Pandemia mundial provocada por el SARS COVID-19, cuando el mercado mundial no había material disponible para proteger a los profesionales sanitarios y a los ciudadanos del contagio la enfermedad.

Para salir de esta crisis fue fundamental la colaboración de algunas empresas que se arriesgaban en un mercado desregulado para abastecernos del material que necesitábamos, o se reconvertían invirtiendo en nuevas cadenas de producción para fabricar en nuestra comunidad autónoma los productos demandados.

Desde aquí quiero agradecer el compromiso, la lealtad y el esfuerzo de esas empresas.

- Publicidad -spot_img

Últimas noticias