26/02/2024

Ramón Fernández- Pacheco Monterreal: “Hoy en día, ser sostenibles no es una opción, sino que es una obligación, tanto moral como ética y real”
R

Te puede interesar

Los puertos no son ajenos a la actividad empresarial andaluza y en la actualidad, todos ellos han de convertirse o complementar, a los parques industriales en términos de innovación, desarrollo tecnológico y potencial económico

¿Cuál es la finalidad de la Consejería de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul?

- Publicidad -

Esta nueva consejería, sello de Juanma Moreno, vela por nuestro entorno natural, que es tanto como afirmar que cuida nuestro presente para garantizar nuestro futuro y el de las siguientes generaciones de andaluces. De hecho, es una consejería muy transversal, en la medida en la que aborda cuestiones que inciden, ya sea de manera directa o indirecta, en prácticamente todas las consejerías restantes.

En mi opinión, la creación de esta consejería constituye toda una declaración de intenciones por parte del presidente de la Junta. Históricamente, la Consejería de Medio Ambiente de Andalucía ha estado vinculada a otras, pero para poder hacer frente a la realidad que vivimos, era necesario crear una dedicada plenamente a ello. En efecto, la economía azul, el medio ambiente y la sostenibilidad son tres conceptos muy europeos, muy internacionales, pero de los que se había hablado poco hasta ahora en Andalucía.

- Publicidad -

La verdad es que, desde el máximo respeto, siempre diré que tengo la suerte de estar en la consejería más bonita de toda la Junta de Andalucía.

La sostenibilidad es un término muy nuevo, pero que parece estar muy manido ¿Cómo encaja este concepto con el desarrollo industrial?

Es probable que el excesivo uso de la terminología pueda llevar a desvirtuar el propio concepto. Si yo tuviera que definir la sostenibilidad, la definiría como la capacidad de garantizar las necesidades del presente sin comprometer el futuro. Hoy en día, ser sostenibles no es una opción, sino que es una obligación, tanto moral como ética y real. El cambio climático es una evidencia y sus consecuencias las estamos pagando todos, no solo a nivel ambiental, sino también económico y social. Los ejemplos son palmarios: si no nieva en Sierra Nevada o si el ave asiática inunda nuestras costas cada verano, tenemos problemas económicos, sociales y ambientales. Es por eso por lo que, desde el rigor, el apoyo científico y técnico, así como desde la solvencia que nos da el conocimiento, tenemos que abordar la sostenibilidad como una manera de estar en este mundo de ahora en adelante para siempre.

En el sector de la industria es evidente la importancia de la sostenibilidad. En efecto, las industrias tienen que ser sostenibles o directamente no tendrán cabida en el territorio de Andalucía. Por ejemplo, la apuesta por la energía renovable es una apuesta clara del gobierno andaluz que acomete esta consejería. Recientemente, hemos cumplido el hito ambiental de la instalación de las fotovoltaicas y podemos decir con orgullo que somos de las pocas comunidades que hemos cumplido plazos y que, con todo el rigor de una legislación que es excesivamente burocrática, los proyectos han salido, y aquellos que no han podido salir, no lo han hecho, pero ninguno se ha quedado sin respuesta.

En este sentido, ¿considera que el conflicto de Ucrania y todo lo puesto de manifiesto en el consumo de energías fósiles puede ser un punto a favor del cambio?

Sin duda, la guerra en Ucrania es un drama humanitario de primer nivel, que ha evidenciado la necesidad que tiene Europa de ser, en primer lugar, autosuficiente energéticamente y, en segundo lugar, de intentar hacerlo sin depender de las energías fósiles. Antes, estos dos conceptos estaban encima de la mesa, pero, tras la irrupción del conflicto, se han tornado en asuntos urgentes. Ahora, es una opción que nadie cuestiona y, afortunadamente, Andalucía está liderando ese camino. Estamos viendo cómo hay importantes apuestas empresariales por fuentes alternativas, como son el hidrógeno verde, las fotovoltaicas o la eólica. Además, considero que tenemos el derecho de intentar ser líderes e intentar capitalizar ese desarrollo porque Andalucía cuenta con un gran territorio, costas, mucho sol y viento. Lo tenemos absolutamente todo. Ahora bien, estamos a favor de que se pongan instalaciones fotovoltaicas o parques eólicos en nuestro territorio, pero no en cualquier sitio ni de cualquier manera. Ahí es donde entra la gestión de la sostenibilidad por parte de la consejería.

En política es común trabajar con la luz corta y se llevan a cabo acciones necesarias para ese preciso momento. Sin embargo, la sostenibilidad requiere algo más de perspectiva.

Totalmente. En esta consejería estamos trabajando para las próximas generaciones de andaluces. Y es que, por ejemplo, cuando tiene lugar un incendio forestal que arrasa miles de hectáreas de masa arbórea durante semanas, la superficie quemada puede tardar un lustro en volver a ser como antes. De hecho, es posible que los resultados de la reforestación, la limpieza o los tratamientos realizados, no los lleguemos a ver nosotros.

Asimismo, en lo que respecta al cambio climático, otra de las vertientes de la consejería, soy consciente de que la Junta de Andalucía no va a lograr erradicarlo, por muy vehemente que sea yo defendiendo el asunto. Lo que sí es cierto es que, si todo el mundo piensa con la luz corta, y todos pensamos que los esfuerzos de esta consejería no van a ser suficientes para acabar con el problema, nunca podremos acabar con él. Es más, los problemas globales necesitan de muchas acciones locales, por lo que nuestras acciones sí pueden ayudar a ir frenando paulatinamente las consecuencias del cambio climático.

- Publicidad -

En cuanto a puertos, Andalucía cuenta con algunos muy importantes, tanto a nivel nacional como internacional, que concentran en un espacio delimitado una importante actividad industrial ¿Cómo se trabaja en ellos la sostenibilidad?

Cuando introdujimos en el discurso permanente de la Junta de Andalucía el concepto de economía azul, lo hicimos por el gran potencial que tiene el litoral andaluz. Y a lo largo de los más de 1000 km de litoral hay un eslabón que resulta crucial: nuestras instalaciones portuarias. En Andalucía contamos con puertos de primer nivel. Por un lado, están los puertos de interés general del Estado: el Puerto de Algeciras, primero de España y uno de los primeros de Europa; el Puerto de Almería; el Puerto de Cádiz; el Puerto de Huelva, quinto a nivel nacional; el Puerto de Málaga; el Puerto de Motril y el Puerto de Sevilla. Por otro lado, contamos con una red autonómica integrada por 34 puertos de titularidad económica que albergan 52 instalaciones portuarias.

Los puertos no son ajenos a la actividad empresarial andaluza y en la actualidad, todos ellos han de convertirse o complementar, a los parques industriales en términos de innovación, desarrollo tecnológico y potencial económico. Además, teniendo en cuenta que los puertos están situados por norma general en lugares privilegiados de los entornos urbanos, parece lógico que debamos abordar la ecologización de los mismos y apostar por la innovación, la digitalización, la economía circular y por una integración amable en los entornos urbanos. La barrera que tradicionalmente ha existido, esa valla física y psicológica que ha separado la trama urbana de la actividad portuaria, hemos de ser capaces de echarla abajo. Por ello, estamos trabajando para que los puertos sean sostenibles y sumen a las ciudades de cara al futuro.

Cabe destacar que los puertos de interés general del Estado están realizando inversiones significativas para la descarbonización de su actividad y algunos de ellos, como es el caso del Puerto de Cádiz o el Puerto de Huelva, están invirtiendo en hidrógeno verde. Por su parte, en los puertos de titularidad que gestionamos desde la Junta de Andalucía se está apostando por la economía circular. Por ejemplo, este año contamos con la mayor partida destinada a la red portuaria, unos 17,7 millones de euros, para trabajar en la integración de los puertos en las ciudades. Entre las acciones que estamos llevando a cabo se encuentran: la creación de carriles bici, vehículos marítimos y terrestres 100% eléctrico, colocación de puntos de recargas, digitalización o greenport, entre otras.

¿Hay por parte de la administración autonómica controles para asegurar que el cambio sea real y no se caiga en meras acciones de greenwashing?

Nosotros cuando llevamos a cabo una obra, nos aseguramos de que, por ejemplo, todos los áridos empleados procedan de materiales reciclados. Además, en la anterior legislatura, la Junta aprobó el Plan Andaluz de Acción por el Clima 2021-2030 y se destinaron 1700 millones de euros para ello. Ahora, nos encontramos en la segunda fase del mismo y seguimos trabajando para optimizar la climatización de los colegios con placas fotovoltaicas o el cambio de la flota de vehículos, entre otras muchas acciones. Nuestro trabajo incita de cierta forma a las empresas, además de que las divisiones de sostenibilidad en las empresas son, sin duda, las divisiones que más han crecido. Antiguamente, el que contaba con un departamento de sostenibilidad era el hermano pobre del Consejo de Administración. Hoy en día, todo lo contrario, una empresa que no hace nada por la sostenibilidad es una empresa de dudosa reputación.

¿Cree que el presidente ha decidido que el portavoz sea el consejero de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul precisamente para remarcar la importancia de esta área?

Habría que preguntárselo a Juanma Moreno, no lo sé. No obstante, lo que sí te puedo garantizar es que, si hay alguien convencido de que todo esto constituye una cuestión urgente y lo defiende con vehemencia como nadie, es él. Te garantizo que no hay Consejo de Gobierno en el que el presidente en su punto de orden del día no hable del medio ambiente o de las consecuencias que este conlleva. Realmente, si analizamos el concepto de medio ambiente o de sostenibilidad, vemos que se han demonizado hasta tal punto que hemos perdido toda perspectiva. No somos conscientes de que estos dos términos son fundamentales puesto que recogen los maravillosos entornos naturales, la biodiversidad, el agua, el clima, la calidad del aire, la propia sociedad o la economía… Desde luego, el presidente aboga por un discurso de la Junta de Andalucía que esté impregnado de esa filosofía.

- Publicidad -

Más noticias

El sentir la satisfacción de ver crecer tu negocio a diario juega a favor

La Lunática es una tiendecita de regalos, mercería, moda y complementos puesta en marcha por Ester en la localidad...

Más noticias