13/04/2024

No puedo pagar mi hipoteca
N

Te puede interesar

Esta frase la comenzamos a escuchar en las redes sociales, entrevistas y conversaciones en la calle. La inflación sigue golpeando a las familias, y lo seguirá haciendo, al menos durante dos años más. Consecuencia de esto es el impacto que está teniendo en las hipotecas que pagamos debido al incremento de los tipos de interés que los bancos centrales están realizando para frenar la escalada de precios.

- Publicidad -

En estos momentos, la Reserva Federal americana camina hacia un tipo de interés del 5%. El Banco Central Europeo previsiblemente termine este año cerca del 3%, o los superará comenzando el próximo. Esperemos a la reunión de finales de diciembre. Pero lo más importante es que el tipo de interés en el que se prestan los bancos comerciales su dinero y que sirve de referencia para nuestros préstamos, me estoy refiriendo al EURIBOR, está ya en el umbral del 3% y no hay nada que presuma su estabilización.

En España mayoritariamente los préstamos son de tipo de interés variable, si bien es cierto en los últimos tiempos, muchos préstamos han ido derivando al tipo de interés fijo, pero siguen siendo un porcentaje relativamente pequeño. Esto está haciendo insostenible para muchas familias el pago de la letra de la hipoteca. Vemos que hay familias en el que el diferencial entre el euribor y el tipo de interés que realmente están pagando, llega en algunos casos a 5 puntos de más. Cuando se firmaron esas hipotecas nadie explicó que esto podía ocurrir y que algún día el tipo de interés no sería negativo. Vivíamos en un espejismo.

- Publicidad -

La cantidad de dinero en circulación, lo que denominamos los economistas, oferta monetaria, según algunas estimaciones puede ascender a casi 600 billones de dólares. Casi 8 veces el PIB mundial. En la crisis financiera del 2008 junto con la crisis sanitaria de la COVID-19, se usaron, entre otros instrumentos, la misma receta: introducir más dinero en el sistema. Esto ha provocado que el precio de este se abaratara (tipo de interés) a niveles inimaginables hace unos años. Aún recuerdo el préstamo de mi primer coche que lo pagué al 17%. Pero aunque esta estrategia sirvió para que la economía mundial no gripase, ahora estamos pagando dicho exceso. Amén de otros factores que ahora no tocan, explicarían la escalada de precios.

Lo cierto es que a pesar de esta situación, de momento no sé manifiesta en un incremento de las ejecuciones hipotecarias, que siguen en mínimos, pero hay dos explicaciones: la primera, es que no se revisan las hipotecas todas a la vez, sino cuando a uno le toca, de tal forma que la acumulación de hipotecas actualizadas encarecidas, se producirá terminado un año completo, desde la escalada de tipos de interés. Este proceso no se hace presente hasta que las familias comienzan a tener problemas para devolver la hipoteca meses después de la revisión.

Y la segunda, que esta nueva ralentización económica, no quiero hablar de crisis, ha pillado a nuestras familias con una tasa de ahorro elevada, después de la contención en el gasto derivado de los cierres por la COVID.

Pero la realidad es que una hipoteca media de 120.000€ con un simple euribor más 1%, puede haber pasado de pagar 360€ mensuales a 525€. Algo inasumible para muchas familias. Frente a esto, el gobierno de España y su ministerio de economía, han impulsado un Código de Buenas Prácticas, en el que de forma voluntaria, los bancos se acojan e intenten aliviar a las familias de rentas más bajas. Básicamente está destinada a rentas inferiores a los 30.000€, permitiendo incrementar el plazo de pago en un máximo de 7 años, abaratando la cuota en el corto plazo. Pero esto tiene su trampa. Si atendemos a la hipoteca media española, el aumento de intereses podría llegar al 72%, de unos algo más de 12.000€ a los 20.000€ que pagaría al acogerse a esta formula de incrementar el número de años de pago de hipoteca.

Solamente toca esperar a que la inflación se controle, que los tipos de interés frenen la escalada, que el PIB continúe con este “soft landing” y que evitemos la recesión para que no se produzca un incremento de la morosidad en los próximos meses, que no ayudaría en absoluto a relanzar la economía en la próxima primavera.

- Publicidad -

Más noticias

Pablo Campos-Ansó (Navinorte): “Nuestro principal objetivo es avanzar en sostenibilidad y digitalización”

NAVINORTE fue constituida en el año 1986, ¿qué cambios destacables se han producido desde entonces? El negocio marítimo, el tipo...

Más noticias