19/07/2024

Mariano García de la Borbolla y Fernández: “Cada vez el diagnóstico de toda la patología cardíaca es mejor”
M

¿Qué le motivó a usted para estudiar medicina y para decidirse por una rama tan compleja como puede ser la especialidad en cardiología? ¿Cómo fueron esos inicios? Yo creo que […]

Te puede interesar

¿Qué le motivó a usted para estudiar medicina y para decidirse por una rama tan compleja como puede ser la especialidad en cardiología? ¿Cómo fueron esos inicios?

Yo creo que me marcó la influencia de mi padre, que es médico. Las ciencias siempre me han gustado, por lo que me decidí por estudiar esta carrera, la parte de cardiología me gustó mucho y me decanté por esta especialidad, porque son enfermedades potencialmente curables, el funcionamiento del corazón me gusta mucho, es muy atractivo.

- Publicidad -

Por ejemplo, la enfermedad tu- moral me parece menos atractiva, y en cardiología es más difícil encontrar este tipo de patologías. Si pensamos en un paciente que acude de urgencias a un centro hospitalario con un infarto se le puede solucionar sobre la marcha en la mayoría de los casos y el paciente en poco tiempo puede ser dado de alta caminando por su propio pie.

Hoy en día vemos cada vez más noticias de gente con dolencias cardíacas o cardiovasculares en todas sus ramas, ¿cuáles son las principales dolencias los principales focos cardíacos y cardiovasculares que está sufriendo a la población en general?

- Publicidad -

Sí, cada vez el diagnóstico de toda la patología cardíaca es mejor, ahora se diagnostica más y mejor. Es evidente que los hábitos de vida han cambiado, son menos saludables, esto hace que los factores de riesgo se incrementen. Por ejemplo, en la cardiología clínica, digamos en la amalgama de la angina de pecho o infarto, las estadísticas nos dicen que en Estados Unidos la mitad de los varones y un tercio de las mujeres sufrirán estas cardiopatías a lo largo de su vida. En un porcentaje muy alto de la población.

Existen otras patologías que son menos frecuente, pero que también están ahí como son las arritmias, enfermedades valvulares, que sufren un porcentaje más pequeño de la población. Relacionado con todo esto están los factores de riesgo que siempre escuchamos son la hipertensión arterial, el colesterol y la diabetes. La hipertensión arterial afecta a un 42% de la población y el colesterol a un 54%, constituyendo unos porcentajes muy altos. Es muy llamativo cuando personas aparentemente sanas como pueden ser deportistas de alto nivel que pueden sufrir algún problema cardiaco importante y no esperado, que a veces salen en las noticias de algún telediario. Es por ello que se intenta realizar un cribado básico a esta población que normalmente consiste en una historia clínica básica, tomas de constantes, frecuencia cardiaca, tensión arterial y un electrocardiograma. Siendo normales, descartamos un elevado porcentaje de enfermedades. Si se encontrara alguna alteración, ya habría que ampliar el estudio y realizar más pruebas complementarias. En los futbolistas, por ejemplo, de entrada, se hace también un ecocardiograma y una prueba de esfuerzo.

- Publicidad -

¿Se puede hacer una cultura preventiva o se puede pre- venir ciertas enfermedades cardiovasculares?

Hay cosas que son inamovibles, en las que no podemos hacer nada contra ellas, por ejemplo, la edad, cuanto más mayores somos, más probabilidad tenemos de enfermar como con la cardiopatía isquémica (infartos, anginas de pecho), enfermedades valvulares como la estenosis (estrechez) de la válvula aórtica). Los hombres somos los que estamos más perjudicados en las estadísticas de la cardiopatía isquémica por debajo de los 50 años, las mujeres con edad se van sumando a estos problemas, aunque también influye la carga genética, que no podemos modificarla, pero lo que sí podemos hacer es si fumamos, dejar de fumar, por lo menos, acudir a un médico, que te tomen la tensión arterial, no debe estar elevada, como yo le digo a mis pacientes “está usted yendo a la tómbola y comprando papeletas”, el azúcar si tienes diabetes debe de controlarlo, debes hacer una actividad física regular, como mínimo treinta minutos al día, durante cinco días a la semana, aunque sea caminar rápido y otra cosa que creo que toda la población sabe, aunque no se haga, controlar el peso. El tema de llevar una dieta equilibrada, tomando fruta, pescado, legumbres.

Hay una parte que no se puede evitar y es la parte genética. ¿Cuál es la importancia de este estudio genético y qué representa a la hora de conocer la predisposición genética y las alternativas que tenemos?

Existen unas cardiopatías, llamadas cardiopatías familiares, básicamente pueden afectar al corazón o los grandes vasos arteriales, existe la posibilidad de tener un perfil genético que afectaría a una cada 400 personas.

Estas enfermedades son una parte de lo que decíamos al principio de ese cuadro clínico en que una persona aparentemente sana cae desplomados bruscamente al suelo, y que a veces tiene una amplia repercusión mediática, presentando lo que se llama en medicina una muerte súbita, que puede ser recuperada o no.

Cuando se diagnostica hay que hacer un estudio genético porque puede haber hasta un 50% de riesgo de transmisión. Hay que recordar que la enfermedad puede estar presente en la persona, pero puede no tener síntomas. Hay que valorar a la familia, y, una vez valorada, si hace falta, se puede tratar, con un desfibrilador, por ejemplo, en el caso de las arritmias.

Siempre vimos que España es líder en trasplante de órganos en general. En cuanto a los de corazón ¿se ha avanzado mucho los últimos años?

Sí, ahora mismo aproximadamente, la mediana es del 50% de supervivencia de un trasplante (sobreviven la mitad de los pacientes) doce años, se ha incrementado, antes estaba en 10 años. Esto se ha mejorado por una serie de componentes, por lado, mejores tratamientos de las infecciones, porque se trata de un enfermo inmunocomprometido, se tiene mejor control de las infecciones, los fármacos inmunomoduladores son mejores y luego algo que es una pequeña revolución dentro de nuestro campo son las asistencias ventriculares, la supervivencia ha mejorado, pero es que los pacientes que tenemos son peores que antes, entonces realmente la mejora es muy importante.

Ahora tenemos dispositivos (como las asistencias ventriculares, ECMOs), que básicamente ayudan a la función del corazón y en algunos casos también la de los pulmones, y nos permiten un mejor tratamiento de paciente y a la postre una mayor supervivencia.

Para concluir, la tecnología también ha llegado a la medicina, ¿cómo ha evolucionado? ¿Que nos espera en el ámbito de la medicina de aquí hacia adelante?

Todos queremos más, que todo mejore, y desde nuestro punto de vista, desde la cardiología, todo ha avanzado muchísimo. En la cirugía cardiaca clásica se intenta que las incisiones sean mínimamente invasivas.

Hoy en día también se pueden poner las válvulas aórticas, en determinados pacientes a través de la ingle, el TAVI, esto hace unos años era impensable. También podemos arreglar determinadas valvulopatías en algunos pacientes seleccionados, por cateterismo, suturando “a distancia” los bordes libres de la válvula.

Se trata de un mundo en constante avance, que requiere por parte de los médicos una renovación mantenida ante los retos que van llegando, y como yo le digo a nuestros pacientes, le vamos a ofrecer la mejor solución para ellos que en este momento tenemos.

- Publicidad -

Más noticias

Antonio Fernández (Iberdrola): “Todos debemos sentirnos protagonistas de la transición energética”

"Andalucía se ha convertido en uno de los grandes polos de crecimiento de Iberdrola, además de una región clave en el proceso de electrificación de la economía"

Más noticias