martes, septiembre 26, 2023

También te puede interesar

La materia prima debe viajar lo menos posible

Después de 25 años, La Cantina de Diego sigue dando su esmerado servicio en Monachil, en las faldas de Sierra Nevada. El secreto, según su propietario, es “tener ilusión, esfuerzo y dedicación y como guía un continuo afán de superación”.

Dentro de su filosofía está utilizar materias primas de kilómetro cero. “Pensamos que la materia prima debe viajar lo menos posible, entre otros motivos por sostenibilidad. Los productos deben de ser de la zona consiguiendo así la máxima frescura de la materia prima y desarrollo económico de nuestro entorno”, explica Diego Higueras que además señala que “nosotros tenemos la posibilidad de cultivar muchos de los productos vegetales y de implicar a los agricultores de la zona para que produzcan para nosotros siempre con el ideal de sostenibilidad y cuidado de nuestro medio ambiente. Por otra parte, la gestión del resto de productos se hace con una relación directa con los diferentes mercados y pequeñas tiendas del entorno que conocen perfectamente la línea de productos que les demandamos. Con esta filosofía recuperar productos del campo como la habichuela lacia, alcachofas o calabaza entre otros, casi olvidados ha sido un aliciente para la visita de los comensales”. Para este empresario “el desarrollo turístico de Granada y su entorno, desde hace varios años está siendo positivo, se ha observado una evolución desde que se empezó a implantar los sistemas de calidad en los establecimientos que se han ido comprometiendo creando así un destino de calidad abalado por el SICTED”.

Últimas noticias