domingo, septiembre 25, 2022
- Publicidad -spot_img

-Publicidad-

Ven a Andalucía

También te puede interesar

Hidrógeno verde: la gran oportunidad de Andalucía

- Publicidad -

El hidrógeno verde se ha convertido en los dos últimos años en la opción por la que están apostando empresas e instituciones y conseguir así un modelo energético completamente renovable e independiente de los combustibles fósiles. Puede ser, si se trabaja en este camino, la gran oportunidad de Andalucía. 

Por un lado, el uso del hidrógeno como vector energético, su producción y uso en pilas de combustible, es algo ya maduro; al igual que es un elemento común en refinerías o plantas de amoniaco, como las de Fertiberia en su versión gris. 

Sin embargo, a pesar de contar con un gran conocimiento del hidrógeno en nuestra región, tanto por parte de instituciones como el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), como en el sector privado, de empresas como Abengoa y sus posteriores derivadas, Andalucía no cuenta actualmente con ninguna hidrogenera o hidrolinera en funcionamiento, a diferencia, por ejemplo, de las 20 que tiene la región alemana de Baviera, más las que están en construcción. 

Cambiemos nuestra economía de sol y playa por otro escenario con renovables y puertos industriales 

Siendo consciente de que no tenemos el tejido industrial del sur alemán, Andalucía sí tiene todos los requisitos necesarios para convertirse en la primera productora de hidrógeno verde a nivel europeo. De esta forma, se podría llevar a cabo la reconversión de nuestra economía de sol y playa a una donde el potencial renovable y de grandes puertos industriales tenga un peso destacado. 

Hace unos meses se presentó en Sevilla el Clúster de Hidrógeno Verde “Puerta de Europa”, que parte del ambicioso proyecto de Iberdrola y Fertiberia para la producción de amoniaco verde en Huelva. Un acto en el que estuvo presente el consejero de Hacienda y Financiación Europea de la Junta de Andalucía, Juan Bravo, quien es consciente de la importancia que pueden tener estos proyectos. A su vez, Algeciras –al igual que el polo químico de Huelva– cuenta ya con numerosos proyectos con un potencial más que asegurado. A estos enclaves habría que unir Sevilla, una ciudad que alberga grandes empresas de ingeniería y donde se pueden aplicar muchos de los usos del hidrógeno en materia de transporte. Y también lo podemos extender a Málaga y al resto de provincias andaluzas, debido al potencial de energías renovables que tiene esta comunidad autónoma. ¿Está o no Andalucía preparada para el reto? 

Seamos activos en la búsqueda de proyectos 

Hace aproximadamente un mes, una delegación de la región alemana de Baden-Württemberg vino a visitar nuestra región en búsqueda de socios y territorios donde poder suplir su falta de potencial renovable para la producción de hidrógeno verde y de sus derivados. El consejero de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades de la Junta de Andalucía, Rogelio Velasco, estuvo con ellos y desde la Secretaría General de Acción Exterior de la Junta saben de este potencial. 

Sin embargo, es necesario salir a la búsqueda de estos proyectos y que la Junta, al igual que hace el gobierno de Baden-Württemberg, tome la iniciativa a la hora de crear y atraer proyectos industriales y alianzas  estratégicas para el desarrollo de este sector económico en nuestro territorio. 

El sector andaluz en materia de hidrógeno es muy potente a nivel de conocimiento e ingeniería pero, a la hora de la fabricación de tecnología, ahora mismo no podemos competir con empresas como NEL, Siemens o CUMMINS, por lo que hay que trabajar para que estas empresas localicen su producción en Andalucía. 

Consolidar y ampliar nuestro actual tejido industrial 

El hidrógeno no es solo una oportunidad para crear un nuevo mercado como región exportadora de hidrógeno verde y sus derivados, sino un elemento clave para la descarbonización y modernización de la actual industria andaluza. 

Airbus ya ha dejado clara su apuesta por el hidrógeno, al igual que otras empresas tractoras del sector aeronáutico. A su vez, Volvo está probando un dumper minero de hidrógeno. Por lo tanto, el impulso de una economía del hidrógeno asentaría y daría estabilidad a estas industrias fundamentales para Andalucía. Esto mismo ha ocurrido con la industria química y petroquímica, que aseguran su permanencia con los planes de inversiones anunciados. 

El momento de Andalucía 

En el norte de España ya se han anunciado ambiciosos planes industriales relacionados con el hidrógeno, destacando entre ellos el HYDEAL. Y eso, sin duda, es bueno. No es cuestión de competir, sino de copiar el modelo. 

Elhistoriadoreconómico CarlosArenas hacía la siguiente afirmación en El Confidencial: “Lo que marca las diferencias en España es la diversidad del capitalismo, de modelos de producción, unos más inclusivos, como Cataluña o el País Vasco, y otros extractivos, como es el caso de Andalucía”. 

Unos días después de las elecciones ya se habla de “Euforia inversora inmobiliaria” y estoy seguro de que, a pesar de la situación mundial, Andalucía va a avanzar mucho más en la transformación económica que comenzó hace casi cuatro años. Todos tenemos que estar muy activos y, esperemos que pronto, las instituciones, las empresas y los ciudadanos seamos capaces de sacar adelante una hoja de ruta andaluza del hidrógeno que atraiga inversión, genere industria y, por supuesto, empleo de calidad. 

- Publicidad -spot_img

Últimas noticias