miércoles, febrero 8, 2023
- Publicidad -spot_img

También te puede interesar

¿Felices Años Veinte?

- Publicidad -

Mucho se ha hablado en los últimos años tiempos sobre la posibilidad de que, dejando atrás la pandemia sanitaria provocada por la COVID-19, pudiéramos vivir unos felices Años Veinte, al estilo de lo que ocurrió en el pasado siglo después de la Primera Guerra Mundial antes de que se produjera la Segunda. Como en aquel momento, después de algo tan calamitoso, los ciudadanos querían divertirse y disfrutar de la vida como no se había podido implementar durante el período bélico. Unido a un rearranque de la economía por la necesidad de recuperar infraestructuras y producción no realizada por dicho conflicto, se vivieron años realmente positivos con respecto al contexto económico y al estado anímico de los ciudadanos. Algo parecido nos ocurrió cuando, después de la crisis financiera de inicio de siglo, entre el 2009 y el 2019, comenzando a levantar cabeza, nos encontramos con la pandemia sanitaria. El golpe, no solo económico y sanitario, sino también anímico, hacía pensar que el despertar de nuevo de la economía podría facilitar un crecimiento exponencial y el ánimo de querer disfrutar de la vida, unos posibles felices Años Veinte también en el siglo XXI. Pero nada más lejos de la realidad. Cuando aún estamos pensando si inocular o no la cuarta vacuna, cuando aún estamos planteando si volver al uso de mascarillas en interiores o esperar que las nuevas variantes no invaliden las vacunas ya diseminadas, nos estamos encontrando que diversos elementos que están frenando la economía e introduciéndola a una recesión.

Como ya vengo anunciando, resumiría los componentes de la situación crítica en la que estamos entrando sobre tres variables principalmente. La primera relacionada con una hiperinflación, que aunque al principio parecía que podía parecer coyuntural, va camino de convertirse en estructural cuando menos en el corto y medio plazo. En segundo lugar, una subida de tipos de interés que se está haciendo imparable y que esta semana el Banco Central Europeo ha confirmado con la subida en 0,75 el tipo de interés de intervención, y en tercer lugar un problema energético y de shock de oferta de materias primas. Esto último está relacionado con un incremento de la actividad económica después de la pandemia muy por encima de la oferta en circulación unida a un incremento de la necesidad de energía también por encima de la oferta disponible. Si a eso le sumamos la invasión rusa a Ucrania y el corte del suministro de gas a Europa, principal fuente de generación de electricidad en nuestro continente, la ralentización e inicio de un decrecimiento económico nos llevará técnicamente a una recesión. Sobre esto poco se está haciendo por parte de la Unión Europea, más allá de numerosas reuniones para hablar del problema de la energía. Cada Gobierno de nuevo está tomando decisiones unilaterales. Incluido nuestro propio país, que en las últimas semanas ha puesto encima de la mesa la posibilidad de topar los precios de determinados productos básicos. Una intervención en toda regla del mercado.

Algo que puede provocar en el corto y en el medio plazo un mayor recorte de oferta, baste recordar cuando en el año 1973, para frenar la producción de petróleo por parte de la recién nacida OPEP, se dispararon los precios provocando la Gran Crisis del 73. Podemos estar en puertas de cometer el mismo error topando, en este caso, los precios de productos básicos y por lo tanto provocando un recorte en producción. Espero la Unión Europea vuelva a tomarse en serio la coordinación de las políticas. Que no ocurra como en el inicio de la pandemia donde cada país hizo las cosas de forma independiente y que el Gobierno de España deje de improvisar políticas que pueden poner en riesgo el funcionamiento de la economía y que sobre todo generen mayor incertidumbre en un momento crítico donde las expectativas de los diversos agentes económicos están siendo cada vez más negativas y e incursiones en la política ficción que puedan dar al traste cualquier posibilidad de que la recesión sea corta y poder recuperarnos de forma rápida en el 2023. Estaremos atentos.

- Publicidad -spot_img

Últimas noticias