29/05/2024

Euprepio Padula: “Éxito y felicidad son dos conceptos que para mi son lo mismo”
E

Te puede interesar

Es una pena que empresarios de renombre no comuniquen y no sean más didácticos con la sociedad, especialmente con los más jóvenes que son las generaciones que van a mantener en el futuro al país

Son muchas las ocasiones en las que alguien triunfa porque es la cabeza visible de un equipo en el que el resto está a la sombra ¿Qué papel desempeña el don de gentes para que un empresario pueda triunfar? ¿Ser cabez visible está relacionado con este don?

- Publicidad -

Esto supone todo un debate. Cuando en mi libro hablo del don de gentes, hablo de reunir diferentes capacidades como son: la empatía, la simpatía, el carisma, ser buen comunicador, etc. Aunar estas facultades es clave para ser un buen líder. Ahora bien, a líder se puede llegar por otro camino, como es el caso de los dictadores o los tiburones empresarios, pero no son buenos líderes. Para mí, el don de gentes es una cualidad fundamental en la vida, sobre todo, para aquellas personas que no son “hijos de” y no tienen “enchufes”. Tristemente, vivimos una sociedad en la que tener fama, poder o dinero es razón para convertirse en un líder, jefe o directivo. Si nos basáramos verdaderamente en la meritocracia, quien triunfaría y se convertiría en buen líder es aquel con este don de gentes.

Es probable que se caiga en la equivocación de pensar que el don de gentes es el don de la palabra.

- Publicidad -

Para tener don de gentes la primera cosa que se ha de hacer es no tener prejuicios hacia uno mismo ni hacia los demás. Cuando no hay prejuicios, no hay ruido o no hay gafas de sol. Es decir, se parte de la misma base para tratar a las personas. No hay una opinión previa sesgada de la gente, todos les parecen iguales y pueden tomarse un café con un presidente de Gobierno o con un carnicero y tratarlos igual porque, en efecto, no tienen en cuenta ni el poder, ni la fama ni el dinero.

En un equipo de trabajo, por ejemplo, el líder debería tratar a todos los integrantes por igual. Esto parece fácil, pero no lo es. Sin embargo, es primordial y más ahora, que tras la pandemia han cambiado las cosas casi de manera imperceptible. Actualmente, se valora mucho más disfrutar de la vida, tener tiempo para uno mismo, el carpe diem, la conciliación, así como tener un buen clima en el trabajo. En efecto, se ha aprendido a valorar los equipos y directivos que motivan a seguir trabajando y creciendo. En este sentido, los índices de rotación de las empresas en algunos sectores han cambiado de forma espectacular.

En España hay importantes empresarios, como pueden ser Amancio Ortega o Juan Roig, que no son muy dados a la comunicación ¿Cómo se interpreta esto?

Es cierto, no lo son y siempre lo he criticado. Lo he criticado por una sencilla razón: considero que cuando tienes la capacidad de montar una empresa que triunfa a gran escala, me parece casi un deber y una responsabilidad comunicar y decir qué se ha hecho. Sin embargo, no solo hablamos de estas dos personas, sino que podríamos hablar de muchos otros que tienen esas cualidades que les han llevado a triunfar como es tener una capacidad de trabajado extraordinaria, una gran capacidad de visión estratégica o una capacidad de gestión excepcional. Además, destacaría otra cualidad primordial, estar rodeado de gente buena a nivel profesional. Y es que, contratar a buenas personas para ocupar altos cargos es más complicado de lo que parece.

En resumen, es una pena que empresarios de renombre no comuniquen y no sean más didácticos con la sociedad, especialmente con los más jóvenes que son las generaciones que van a mantener en el futuro al país.

Dentro de sus funciones podríamos decir que se encuentra el ser cazador de talentos. Bajo su ojo clínico, ¿qué cree que se ha de reunir más allá de los títulos universitarios, de máster o idiomas?

Fundamentalmente, aptitud, que es la facilidad que se tiene para realizar ciertas tareas que complementan al conocimiento y permiten desarrollar de manera óptima un proyecto; y actitud, que recoge los comportamientos, tanto a nivel verbal como no verbal. En nuestros trabajos más que buscar a los mejores en un sentido absoluto, buscamos a aquellos que sus cualidades personales y humanas suman a la profesional. Ahora bien, antes de buscar al candidato es esencial conocer qué puesto es el que se necesita suplir y qué cualidades le falta al equipo. Una vez se tenga esa foto perfecta del entorno, se busca al aspirante.

En líneas generales ¿Cuál cree que es la persona de éxito hoy en día en una sociedad que está cambiando, más tecnológica?

La persona de éxito a día de hoy es aquella que es auténtica en todos los ámbitos de la vida. Creo que ahora mismo estamos acostumbrados a copiar y más ahora con la llegada de internet. Ser auténticos es ser únicos y yo creo que esta es una de las claves para triunfar en la vida. Ahora tendemos a disfrazarnos de lo que no somos y no prestamos atención a nuestras fortalezas.

- Publicidad -

En España especialmente, pero también en otros países, tenemos un sistema educativo que, junto a la familia, nos crean unos prejuicios de base que son: primero, que lo podemos conseguir todo en la vida; y segundo que, para triunfar hay que ser los mejores en los estudios y en los trabajos. Yo, por mi parte, soy de los que piensan que en la vida se triunfa utilizando las fortalezas de uno mismo en vez de estar buscando constantemente los defectos que se tienen.

Entiendo que estás algo en contra de esa formación estandarizada en comunicación ¿Cuál es tu método?

Totalmente, pero en este campo de la comunicación y en cualquiera. Más que formar, me gusta el coaching. La formación, por lo general, consiste en dar unas directrices de manual que pueden servir para diferentes ámbitos de la vida, y está muy bien, pero me enamora más el concepto de entrenamiento porque me es más práctico, más cercano. Con el coaching la idea es conseguir sacarle a la persona que tienes enfrente, con sus cualidades y fortalezas, el máximo partido para que pueda triunfar y, sobre todo, para ser feliz. Para mí, triunfar y felicidad son dos conceptos que significan lo mismo. Es por ello por lo que prefiero ser coach y trabajar mano a mano con la persona. Considero que la teoría está muy bien saberla, pero sin la práctica, es inservible. Digamos que soy muy poco de libros de autoayuda, que reconozco que tienen su función, pero prefiero tocar los elementos que frenan frecuentemente a las personas y no les permiten sacar el máximo partido de ellas mismos.

En esta dinámica, ¿se dejan enseñar los empresarios y políticos?

A mí personalmente me dejan. Mira, la primera cosa que le digo siempre a los directivos, pero especialmente a los políticos, es que, si quieren que trabaje con ellos, deberán permitirme criticarles. A los políticos no les gusta que le digan lo que no quieren oír, sin embargo, para mí es esencial. Resulta absurdo que un político acuda a mí para ganar unas elecciones si luego no me permite decirle que se cambie de look. Generalmente, comienzo por la imagen y les critico para que intenten vestir según su trabajo, pero también sus gustos, no quiero que estén disfrazados. Esto se puede extrapolar a otros ámbitos como, por ejemplo, el equipo de trabajo del político. Este ha de conocer bien a su equipo dentro de que las dinámicas en estos grupos suelen ser diferentes a la empresarial por el rol del político. Además, los políticos con los que he trabajado saben que yo no soy del partido y que no lo voy a ser, solo soy asesor y ayudo a que la gente triunfe. Ahora bien, ayudo siempre y cuando sean buenas personas porque de lo contrario, no los voy a entrenar.

Tienes don de gentes ¿Te consideras triunfador?

Supongo que algo de don de gentes tengo, sobre todo porque Planeta me encargó este libro porque así lo consideraban. No obstante, no soy triunfador y lo digo sin falsa modestia. Sí es cierto que trabajo duro en mí para ser feliz y considero que, tras mucho tiempo y esfuerzo, soy feliz. Eso sí, mi elección es ser exclusivamente feliz.

- Publicidad -

Más noticias

Sergio Baeza-Herrazti (USISA): “La tradición de conservar lo natural”

¿Cómo ha sido la evolución de USISA a lo largo de 50 años de trayectoria? ¿Cómo han logrado combinar...

Más noticias