12/06/2024

Estamos locos… ¿o qué?
E

Te puede interesar

¿No les parece a Vdes, al igual que a mi, que cada vez que algún miembro del Gobierno de España habla, nos está tomando el pelo? 

- Publicidad -

Pontifican de manera pretendidamente mayestática e incontestable, ex cáthedra. Son los únicos que saben solucionar la crisis separatista, los únicos que pretenden proteger la independencia del Poder Judicial, los mesías elegidos para elevar al absoluto nuestra relación con Marruecos, los que saben cómo cuadrar el pre- supuesto y redistribuir riqueza (digo repartir miserias)… son tan cracks que, mientras el resto del mundo admiramos tanto talento, acabaremos cracked.

Ahora el Gobierno se ha empeñado en resolver el problema de la Inflación, para lo cual tiene un diagnóstico y varias soluciones. 

- Publicidad -

El diagnóstico es que la culpa de la Inflación es de la Guerra en Ucrania. No existen ya aquellos récords de precios de la electricidad que se vienen produciendo desde verano de 2021, ni el incremento que ya en enero de 2022 sufrieron los precios. 

Como soluciones, por un lado, intervienen el mercado, topando el precio del gas, a costa de que paguemos la diferencia los propios consumidores, pero más adelante. Por otro en lugar de reducir impuestos a los hidrocarburos, subvencionan el litro con 20 céntimos. Al final acabaremos financiando de nuestro bolsillo la electricidad de los países vecinos, como ya estamos financiando el combustible de Portugueses y Franceses. 

A estas alturas, ¿cómo es posible que se sigan imponiendo medidas intervencionistas de los mercados? 

La otra solución a la inflación es que las empresas suban los salarios de los trabajadores, como si tampoco a estas alturas supiéramos que esto incidiría en el círculo vicioso de nueva subida de precios, mayor inflación, y finalmente el colapso y recesión de la economía. Quizás piensen que el dinero crece en los árboles, como aquel que sugirió, como solución a la crisis, emitir más papel moneda. Otro crack. 

Así que realmente pienso si estamos locos por permitir todo esto. Hay organizaciones como CEOE, CEPYME y ATA que, poniendo cordura, piden prudencia en materia salarial y en cuanto a subida de cotizaciones. Y esto es lo sensato, frente a la locura de incrementar el gasto público de manera desmedida con la excusa de la Guerra, abocando a nuestro país a una nueva situación de quiebra, lo que procede es determinar nuevos criterios de variación salarial, no tanto basados en la inflación, sino en la productividad, a la competitividad, a los resultados, incluso al comportamiento del PIB. ¿Por qué el Gobierno no aplica a los funcionarios el mismo porcentaje de subida salarial que exige a los empresarios? 

Al final, con la excusa de la Guerra (como antes con la excusa de la Pandemia), hemos entrado en la locura del gasto público desbocado, sin límite lógico o de sentido común, sin cuadrar las cuentas, y esto nos llevará a la locura del empobrecimiento, el paro y la crisis. No quiero ser agorero, pero todo esto ya ha ocurrido. 

No quiero acabar sin reconocer que, no obstante, tanto la Pandemia como la Guerra en Ucrania, que amenaza con extenderse peligrosamente a otros lugares de Europa, están poniendo a nuestra sociedad en situaciones verdaderamente complicadas, excepcionales, muy difíciles, que a corto y medio plazo estamos todos afrontando con mucho sentido común y responsabilidad. Y por eso, aunque tilde a nuestros gobernantes de locos, no puedo sino suavizar mi consideración hacia ellos y entender que padecen una “irresponsabilidad” ínfima y menor, cuando pienso en monstruos como Putin: estamos ante un monstruo que solo se mueve por los valores de la muerte y la destrucción, por la soberbia endiosada de creerse, parafraseando a Carl Sagan, “el dueño momentáneo de una fracción de un punto” 

Y es que me parece de una absoluta vigencia aquella trascendente reflexión que este científico realizó en 1990, que tituló “Un punto azul pálido” (Pale Blue Dot), que recomiendo recordar en youtube, y del que me permito reproducir este párrafo: 

“La Tierra es un escenario muy pequeño en la vasta arena cósmica. Piensa en los ríos de sangre vertida por todos esos generales y emperadores, para que en su gloria y triunfo, pudieran convertirse en amos momentáneos de una fracción de un punto. Piensa en las interminables crueldades cometidas por los habitantes de una esquina del punto sobre los apenas distinguibles habitantes de alguna otra esquina. Cuán frecuentes sus malentendidos, cuán ávidos están de matarse los unos a los otros, cómo de fervientes son sus odios. Nuestras posturas, nuestra importancia imaginaria, la ilusión de que ocupamos una posición privilegiada en el Universo… es desafiada por este punto de luz pálida.” 

- Publicidad -

Más noticias

Paradela plantea destinar fondos europeos a mejorar las redes eléctricas e interconexiones para acelerar la transición energética

El consejero de Industria, Energía y Minas de la Junta de Andalucía, Jorge Paradela, ha planteado hoy en Bruselas...

Más noticias