domingo, julio 3, 2022
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

-Publicidad-

Ven a Andalucía

También te puede interesar

El sector que nos sacó de la crisis

En Andalucía sabemos mucho sobre el sector turístico. Somos un destino con una marca muy reconocida en todo el mundo y con una gran capacidad de liderazgo en el mercado. Nuestro producto turístico tiene una gran calidad y capacidad de empuje al conjunto de la economía. 

La aportación del turismo a la economía andaluza fue del 13’1% en 2019, último año prepandemia. En España supuso el 12’4% y a nivel mundial el 10’4% del PIB agregado. Por tanto, es un sector importante en cualquier sitio del mundo y supone un verdadero generador de riqueza y de actividad económica en el territorio. Por tanto, la importancia del turismo es una evidencia. 

Los efectos económicos del turismo son determinantes y contribuyen al sostenimiento de muchos pueblos y ciudades,  fijando población al territorio y generando empleo. Ello no impide la necesaria apuesta por la diversificación económica. Que seamos líderes en turismo no significa que podamos serlo en otros ámbitos como el tecnológico, el agroindustrial o el aeronáutico. 

El liderazgo de Andalucía y España en el sector turístico, así como su capacidad de generación de actividad económica, son dos asuntos que parecen evidentes. Pero debe ser recordado continuamente para responder a esas voces que critican y menosprecian al sector turístico, como “actividad de bajo valor”. Nada más lejos de la realidad. 

A la enorme importancia de este sector y de la economía que genera alrededor, de forma trasversal, hay que añadir las aportaciones que hace el turismo en épocas de crisis. El Turismo tiene una enorme capacidad de arrastre a toda la economía. Además, ha demostrado que tiene un comportamiento procíclico, que fue determinante en la recuperación económica en 2008. 

Hay además un efecto quizás no suficientemente estudiado. Este sector es un escaparate para atraer inversiones o actividad económica. Es un verdadero escaparate que genera posteriormente decisiones económicas en el territorio. Supone por tanto una herramienta más como política pública para atraer inversiones y talento a Andalucía. 

En estos momentos, tras dos años de grave crisis sanitaria, económica, social y ahora también energética, es el momento, más que nunca de apostar por el Turismo para propiciar una recuperación económica lo más rápida posible para salir de esta crisis. 

Ayudar al sector turístico debe ser una prioridad para cualquier gestor o cargo público. Un sector que es estratégico requiere una apuesta clara y contundente para propiciar apoyo real desde el sector público. Debería ser una cuestión de estado. 

Que el sector crezca, mejore su oferta, siga creando empleo de calidad y compita con el mejor entorno posible en un mercado muy competitivo debe ser el objetivo de cualquier gobernante, en cualquier nivel de la administración. Lamentablemente no siempre es así.

Para apoyar de verdad al sector hay que escuchar a empresarios, trabajadores y a todos los agentes involucrados. Es fundamental quitarle trabas para su desarrollo y poner en marcha reformas legislativas que propicien su crecimiento y mejore su posición dentro de un mercado muy competitivo como es el sector turístico. 

Eso es lo que estamos haciendo desde la Consejería de Turismo de la Junta de Andalucía: escuchando al sector turístico y actuando en ese sentido, para mejorar la situación competitiva del sector mediante reformas legislativas y poniendo en marcha ayudas directas a un sector que es estratégico en Andalucía, que nos sacó de la crisis de 2008 y que ha pasado momentos muy duros en esta pandemia mundial. 

El sector que nos ayudó a salir de la crisis y que es clave para la recuperación de la economía debe ser la prioridad. Es un sector estratégico y merece que sea así reconocido por el Gobierno de España con políticas concretas y aprovechando los nuevos fondos europeos Next Generation. 

El sector turístico reclama un PERTE, que ayude a seguir transformándose para competir en las mejores condiciones y con la mejor calidad posibles. Los nuevos fondos europeos deben ser aplicados en sectores tractores, mediante la colaboración público-privada. Estos requerimientos los cumple el sector turístico holgadamente. 

El sector que nos sacó de la crisis en 2008 puede volver a hacerlo, pero necesita un apoyo real del Gobierno. Es clave un PERTE para el sector turístico. 

- Publicidad - spot_img
- Publicidad -spot_img

Últimas noticias