13/04/2024

El informe “La Empresa del Futuro” revela que las prioridades estratégicas de la empresa deben estar en el reclutamiento constante, en la apuesta por la marca y en la mejora del entorno social
E

La Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Sevilla, presenta el informe “La Empresa del futuro” en colaboración con la consultora Intelqualia, Investigación de Mercado & Estudios de Opinión en unas jornadas intergeneracionales con casi ciento cincuenta asistentes.

Te puede interesar

El pasado jueves 22 de febrero, se presentó en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Sevilla el informe “La Empresa del Futuro”, un proyecto de investigación en colaboración con la consultora Intelqualia, Investigación de Mercado & Estudios de Opinión, que ha tenido un año de duración y cuya metodología, principalmente cualitativa, se ha basado en diferentes grupos de trabajo con catedráticos y directivos por áreas departamentales tales como marketing, recursos humanos, finanzas, comercial, internacionalización, alta dirección y estrategia, así como emprendimiento.

- Publicidad -

El objetivo primordial de este proyecto de investigación es poner los cimientos sobre las características que debe tener la empresa del futuro, para poder afrontar los retos que ya tiene en el presente. La investigación refleja el panorama actual de las empresas y de cómo estas se deben adaptar al entorno para ser competitivas, teniendo en cuenta cómo la Universidad debe asumir la realidad de la empresa, para poder dotar al alumnado de las herramientas y contenidos que les hagan tener la formación adecuada, para poder ser los profesionales del futuro.

En el informe se recoge como factores fundamentales generadores del cambio, la globalización, la tecnología y el cambio social, los cuales han provocado que la empresa se transforme en las dos últimas décadas, motivando nuevas oportunidades de expansión exterior y al mismo tiempo, apareciendo nuevas amenazas con otros competidores provenientes del eje Asia-Pacífico.

- Publicidad -

Así mismo, se pone de manifiesto el impacto de las innovaciones tecnológicas, donde la empresa se encuentra con herramientas para ser más competitiva, pero paradójicamente no optimiza estos recursos tecnológicos de la mejor manera, encontrándose con muchos frenos que ralentizan la implantación de las mismos, como la propia plantilla o la falta de anticipación para poder saber discernir qué tecnología es la más conveniente. Todos los cambios sociales acontecidos en la actualidad han hecho que surjan nuevos hábitos de consumo, que se traducen en el empoderamiento comercial del comprador, la constante exigencia de la inmediatez y una mayor sensibilidad hacia la sostenibilidad.

En la investigación se señala un cambio de paradigma en el reclutamiento de personal. Las compañías están encontrando grandes dificultades para poder reponer y/o ampliar la plantilla. El relevo generacional está comprometido, ya que hay una generación próxima a jubilarse que no se está reemplazando. Por otra parte, hay una alta rotación de los empleados debido a la tendencia de cambiar con mayor frecuencia de empresa. A estos factores hay que añadir que hay un cambio en la iniciativa en los procesos de selección: elige el candidato, no la empresa.

Las respuestas empresariales al cambio se centran en la búsqueda de alternativas donde la concentración, la cooperación y la alta especialización son clave. También se pone de relieve la apuesta por hacer marca entendida como un generador de confianza, poniendo al cliente en el centro, con unos valores acordes para llegar al mismo. La mejora constante en los procesos de digitalización, entendida como un ejercicio previo de estandarización utilizando la tecnológica para ayudar a que la automatización sea exitosa.

Por otra parte, el estudio hace énfasis en llevar a cabo proyectos con propósito, que tengan impacto social, poniendo el foco en las personas. En este sentido, el reclutamiento se vuelve estratégico, ya que captar y fidelizar empleados es unesfuerzo transversal donde toda la organización debe implicarse. Según los reclutadores participantes del estudio, tanto de las áreas de RRHH como otras áreas, los perfiles que más llaman la atención son aquellos que son capaces de demostrar buenas habilidades socializadoras, una buena percepción y gestión del entorno, así como valores que generen confianza.

En resumen, el activo diferencial que sobresale por encima es la actitud, ya que las aptitudes y conocimientos para el desempeño, se presuponen. A este respecto, los entrevistados valoraron positivamente el nivel técnico que se alcanza en la Universidad, aunque bien es cierto, señalaron, que hay que insistir en que el alumnado adquiera habilidades blandas y valores esenciales para el desempeño empresarial.

- Publicidad -

Más noticias

Pablo Campos-Ansó (Navinorte): “Nuestro principal objetivo es avanzar en sostenibilidad y digitalización”

NAVINORTE fue constituida en el año 1986, ¿qué cambios destacables se han producido desde entonces? El negocio marítimo, el tipo...

Más noticias