26/05/2024

Daniel González-Bootello: “Las empresas andaluzas se han dado cuenta de que para ser más competitivas tienen que innovar desde la cooperación”
D

"La próxima década va a ser claramente la década de los clústeres" "En Andalucía tenemos muchos ejemplos de ciudades que siguen un modelo compacto y eficiente en el uso de sus recursos, muy alineado con el medio natural"

Te puede interesar

¿Cuáles señalaría usted como los puntos fuertes de los clústeres respecto a otras organizaciones empresariales?

- Publicidad -

Los clústeres son fundamentalmente entidades sin ánimo de lucro que se caracterizan porque están organizados en torno a la innovación y a la cooperación. Suelen estar compuestos mayoritariamente por pymes y tener órganos de generación del conocimiento (universidades, etc.). Tras varios años de actividad, se han convertido en un estímulo real de la actividad económica porque fomentan la competitividad y la creación de empleo y les define la capacidad de cooperación de sus miembros. Hace dos semanas hemos presentado el primer barómetro de los proyectos de innovación y el resultado es que las empresas que participan crecen y exportan más, aumentan la calidad del empleo, son más resistentes a las crisis y, en definitiva, son más atractivas en el mercado laboral.

Desde su experiencia ¿cree que las empresas andaluzas, en general, están apostando por la innovación?

- Publicidad -

Aunque Andalucía aún no es líder a nivel nacional en temas de competitividad industrial, sí que existe una fuerte actividad de clústeres porque muchos sectores son bastante pujantes. Además, la Junta de Andalucía está trabajando en la incorporación de los clústeres a la orden de agentes del conocimiento, lo que permitirá una ayuda del gobierno regional a la realización de ese tipo de proyectos de innovación. Yo creo que en Andalucía las empresas se han dado cuenta de que para crecer y ser más competitiva tienen que innovar desde la cooperación, y ahí los clústeres están jugando un papel fundamental. La Junta Andalucía se ha dado cuenta y está empezando a poner en marcha los mecanismos para el fomento de la colaboración interempresarial organizada en torno a los clústeres. Por todo ello, creo que la próxima década va a ser claramente la década de los clústeres.

Entonces, ¿es clara y decidida la apuesta de las administraciones públicas por estos proyectos de innovación en las pymes?

A nivel andaluz, la Junta está preparando una orden de ayudas para que las presenten los clústeres y sus miembros. Por su parte, el Gobierno de España ha mantenido durante los últimos 15 años una financiación que se ha erigido como ejemplo sobre cómo financiar la innovación y la cooperación en las pymes. Y en los últimos tres años hemos tenido una convocatoria extraordinaria, financiada por los famosos fondos Next Generation, que ha permitido a los clústeres crear un cuerpo de expertos en gestión de proyectos europeos que ha desembocado en una ejecución por encima del 90% con iniciativas de alta calidad. En la actualidad, nos encontramos en un periodo de transición, en el que los clústeres tienen la oportunidad de convertirse en el mejor aliado de la administración pública para hacer proyectos de innovación y cooperación con la vista puesta en el incremento de su competitividad y sería muy acertado que las administraciones públicas siguieran apostando por los nosotros como vehículo de la innovación para la pyme.

¿Estos proyectos de innovación de qué tratan y en qué sectores?

Suelen surgir a raíz de una necesidad detectada en un sector concreto y vienen precisamente para satisfacer esa demanda del mercado. Las temáticas son tan variadas como los escollos que se encuentran las empresas para seguir avanzando en el turismo, la movilidad, la agricultura, la seguridad jurídica, el cuidado del medioambiente… Se están desarrollando gemelos digitales que replican cómo llevar de manera eficiente una planta de depuración de aguas residuales, una plataforma para mantener zonas verdes con inteligencia artificial o hasta el lanzamiento de un satélite íntegramente andaluz a la atmósfera.

Usted es también director general de Smart City Cluster, ¿qué es y a que se dedica?

Smart City Cluster tiene su sede en Málaga, pero una vocación nacional, ya que es el representante de la industria que interviene en el desarrollo de las ciudades españolas, y este año cumplimos nuestro décimo aniversario. Ayudamos a que los territorios se observen y se planteen cómo pueden mejorar e iniciar un camino hacia la transformación, que no tiene que ser necesariamente tecnológica.

¿Están trabajando bien las ciudades andaluzas en el reto de adelantarse al presente?

En Andalucía tenemos muchos ejemplos de ciudades que siguen un modelo compacto y eficiente en el uso de sus recursos, muy alineado con el medio natural… Y todos esos usos también son inteligencia de ciudad, no solamente una ciudad es inteligente si incorpora más tecnología. Por supuesto que la tecnología es importante y nos concede métricas para mejorar, pero primero hay que ayudar a la ciudad a tener un Norte, un rumbo, una estrategia adecuada… Sin ella, muchos de los proyectos están condenados al fracaso. Me gusta mencionar siempre como ejemplo a la Alhambra de Granada, un paradigma de ciudad inteligente con casi 1.200 años de antigüedad: ante un clima riguroso como el de Granada y un peligro de invasión latente, construyeron, con los recursos y conocimientos de la época, una maravilla arquitectónica que salvó el calor intenso del verano y resistió hasta la toma de la ciudad por los ejércitos de Castilla y Aragón

- Publicidad -

Mucho se habla de ciudad inteligente, pero parece que existen mil definiciones distintas sobre qué es…

Lo primero es comprender cómo ha ido evolucionando el concepto de ciudad inteligente: de ser algo que nació de las empresas tecnológicas para tratar de definir una serie de herramientas e instrumentos que permitían una gestión más eficiente a cómo nos vamos exigiendo cada vez. Vivimos en un planeta que se está urbanizando a grandes zancadas y todas las ciudades deberían competir por atraer el talento que les va a permitir ser más atractivas en el futuro. La tecnología debe servir a las ciudades para conocerse mejor así misma y proyectar hacia el futuro oportunidades que atraigan precisamente el talento su competitividad y sostenibilidad en el tiempo.

¿Plantea que la lucha por la tecnológica se va a cambiar por la lucha para captar y retener talento?

Está llegando un momento en el que todas las ciudades tienen acceso a esa tecnología. Cada día se trabaja más inteligencia artificial, las tecnologías más disruptivas están al alcance de todo el mundo… Entonces, ¿qué es lo que nos hace diferentes, qué es lo que nos hace atractivos? Sin duda, no es la tecnología en sí, si no lo que la tecnología nos permite hacer para conocernos mejor, para entender cómo solucionar los problemas entre los distintos elementos de una ciudad y, por tanto, para proyectar una personalidad más atractiva.

- Publicidad -

Más noticias

Syrsa se convierte en el único concesionario oficial del grupo Chery en Almería y Sevilla

El grupo de servicios avanzados de movilidad SYRSA se ha convertido en concesionario oficial del grupo chino de automoción...

Más noticias