26/05/2024

Begoña Sauci: “Ser mujer tiene más trabas, tenemos que demostrar que somos capaces, a los hombres se les presupone su valía”
B

Te puede interesar

Usted y su hermana son las gerentes de unas bodegas con mucha solera en el Condado de Huelva. ¿Qué cree que supone que dos mujeres estén al frente de un negocio de este tipo casi siempre liderado por hombres?

- Publicidad -

La mujer siempre ha estado presente, aunque no visible, vendimiaba, etiquetaba, pero nunca lideraba un proyecto ni tenía responsabilidad. Ya no es raro una mujer en este sector, aunque cuando nosotras cogimos las riendas hace más de 20 años, aquí no había mujeres al frente de una bodega, trabajaban en ellas, pero regentarla, criar los vinos y venderlos, es decir, todo lo que conlleva una bodega, ninguna.

Nuestro padre no quería que nos dedicásemos a este mundo, sin embargo nuestra madre siempre nos apoyó. Ser mujer tiene más trabas, tenemos que demostrar que somos capaces, a los hombres se le presupone su valía, además, llevar este negocio es complicado a la hora de conciliarlo con tu vida. Es un trabajo duro, no existen horarios, fines de semanas, ni vacaciones y eso afecta a tu vida y a la de tu familia.

- Publicidad -

Ser bodeguera no es solo un trabajo, es un estilo de vida, es una locura que te ocupa al 100%.

Las dos decidieron dejar el mundo de la abogacía para centrarse en el mundo de los vinos. ¿Cómo ha sido la experiencia?

Cuando naces en este mundo y te inculcan esta pasión desde niña, es difícil apartarse.

Nuestro padre nos enseñó a hacer todo en la bodega y siempre hemos estado ayudándole, pero no veía claro que continuáramos con el negocio, por eso nos dedicamos a otra cosa. De hecho, yo estuve ejerciendo la abogacía durante 15 años, la mitad de ellos compaginándolo con la bodega. Al final tuve que elegir y obviamente fue la bodega.

El vino no es solo un negocio, tiene mucho de pasión, los vinos son tus hijos, por eso es difícil dejarlo. Tampoco queríamos que se perdiera la tradición vinícola, ni de la familia, ni de la zona. Muchas empresas cierran cuando se plantean un cambio generacional y eso hace desaparecer las raíces de un pueblo.

Hoy, nos alegramos de haber hecho ese cambio y continuar con la bodega, además nuestros conocimientos jurídicos nos han ayudado mucho en el negocio. Todo suma.

Manuel Sauci, su padre, fue uno de los pioneros en el embotellado en el Condado de Huelva. El Fino Espinapura es uno de sus vinos estrella y se viene comercializando desde 1965. ¿Cómo se conjuga esta tradición con la modernidad?

Era un enamorado de los vinos tradicionales andaluces, especialmente la crianza biológica bajo velo de flor, mimando su elaboración y calidad. Así sacó en 1960 el fino Sauci, que posteriormente en 1965 denominó eSpinapura (nombre de la finca). Desde entonces somos referencia en la zona por la crianza biológica y el fino “ eSpinapura”.

Nosotras, aunque seguimos apostando por los generosos y la calidad, algo innegociable, también hemos sacado otros que hoy demanda el consumidor, como blancos, tinto y vermut y hemos aportado una nueva forma de trabajo, comercialización y promoción.

- Publicidad -

La imagen es la que caza nuestra atención, por ello se meditó mucho el packaging buscando diseños innovadores, pensando en que el consumidor no solo se fije, sino que lo retenga en su memoria.

Una imagen con la que nos arriesgamos fue nuestro conocido vino naranja (S’ Naranja), pintando su botella en naranja y serigrafiandola a dos colores a modo de etique-tado. Fue un diseño del diseñador onubense David Robles, entonces de Gesto Comunicación.

El resto de nuestros vinos tienen un rostro de mujer en su etiqueta, no solo porque son elaborados por mujeres, sino por romper el tópico de que los vinos (o ciertos vinos) no son para mujeres. Estos diseños son del artista onubense Victor Pulido y no están realizados al azar, cada rostro representa un tipo de vino y el tipo de persona que lo toma. El que te guste un tipo de vino u otro, no es cuestión de género, sino de personalidad, de hecho, una de las actividades que realizamos en bodega son catas identificativas, en la que el catador descubre qué vino corresponde con cada personalidad, descubriendo así cuál es su vino.

Y por último, no quiero olvidar nuestro proyecto “Sauci Con el Arte”, que iniciamos en el 2012 y consiste en fusionar el Vino con el Arte, realizando exposiciones en la bodega y un Mercado de Arte

Al margen de la comercialización tradicional de los vinos, ustedes han apostado por las rutas de enoturismo. ¿Qué cree que aporta este producto experiencial al cliente y al entorno?

Hoy el mundo del vino es más que venderlo, quieren saber qué hay detrás de cada botella, cómo se elabora, conocer la bodega, su historia. El enoturismo es un valor en alza, no solo es una fuente de ingreso, sino también un modo de educar en la cultura del vino, de fomentar su consumo, el turismo y la gastronomía local.

Cuando el visitante entra en nuestra bodega, entra en nuestra casa, somos una bodega pequeña y las visitas son dirigidas por nosotras mismas, especialmente mi hermana. Quizás por esos las opiniones de las personas que nos visitan, son positivas y nos dicen que ha sido para ellos una experiencia inolvidable donde han aprendido de vinos mucho más que en bodegas enormes.

Han puesto en marcha también un Club de vinos. ¿En qué consiste? ¿Cómo funciona?

En el 2013 creamos un espacio gratuito que supone un vínculo exclusivo con el consumidor final. Reciben periódicamente información de los vinos y actividades, conocen las nuevas añadas, sacas de generosos o nuevos productos antes de que salgan al mercado y por su- puesto, tienen precios especiales y ofertas exclusivas, además de visitas gratuitas y el poder consultarnos lo que necesiten.

- Publicidad -

Más noticias

Syrsa se convierte en el único concesionario oficial del grupo Chery en Almería y Sevilla

El grupo de servicios avanzados de movilidad SYRSA se ha convertido en concesionario oficial del grupo chino de automoción...

Más noticias