30/05/2024

Antonio Flores: “La hoja de ruta de González Byass pasa sobre todo por apoyar la sostenibilidad, por un cultivo y una evolución sostenible”
A

“El 29% de nuestra producción va al mercado nacional y el 71% al internacional”. “Queremos ofrecer un mercado único, un vino muy gastronómico” “El gran auge y la recuperación del vino de Jerez ha venido de la mano de la gastronomía española”

Te puede interesar

Antonio podemos decir que han pasado casi 200 años de la fundación de González Byass, desde 1835 hasta hoy, ¿cómo ha evolucionado la compañía?

- Publicidad -

La compañía nace con una vocación internacional impresionante. La funda, Manuel María González Ángel, un joven que contaba en ese momento con 23 años. Tenía poco capital económico y también poca idea de vino. Es a lo que hoy en día llamaríamos un emprendedor. Una persona que vio que el negocio del mundo del vino de Jerez era un uno en expansión y con muchas oportunidades.

Él trabajaba en una banca que se llamaba “La Santa” y estaba situada en el muelle de Cádiz, que era el lugar por donde salían todas las exportaciones. Se fijó en la cantidad de botas que había en el muelle (las botas son las barricas en Jerez) esperando a embarcarse para el Reino Unido. En ese momento se dio cuenta que se tenía que dedicar a eso, que era un buen negocio.

- Publicidad -

Es entonces cuando empieza a formar equipo. Busca a un socio financiero, Francisco Gutiérrez de Agüera; y también alguien que sepa de vino, a su tío José, su tío Pepe, al que le dedica su primera solera.

En ese año, 1835, la exportación es de solamente 10 barricas, o sea, 10 botas; diez años después, nuestro fundador exporta 100; y veinte años después 10.000 botas. La expansión del negocio es auténticamente vertiginosa. La primera bodega la llama “Constancia”, en tributo a lo que él considera la parte fundamental en el negocio: el trabajo y el esfuerzo en el quehacer del día a día.

Casi doscientos años después, está ya la séptima generación de la familia González en el mundo. Son más de 150 accionistas y mantenerlos unidos es un empeño común, que es el empeño de González Byass, no es fácil. Esta es una labor que impulsa Mauricio González-Gordon, nuestro presidente y miembro de la quinta generación de la familia.

Sin duda alguna, como bien comenta, la empresa ha mostrado un carácter muy decidido en cuanto a la exportación. Imagino que en este campo siguen incidiendo y sigue teniendo especial relevancia, ¿verdad?

El mercado se ha equilibrado mucho. Cuando se inicia la compañía, prácticamente toda la exportación iba hacia el Reino Unido y hacia los países de la Commonwealth.

Actualmente, el mercado nacional español tiene un peso muy importante en la bodega. Podríamos decir que el 29% de nuestra producción va al mercado nacional y el 71% al internacional.

Por lo tanto, el vino de Jerez está tomando en estos momentos un protagonismo importante de la mano de la gastronomía en el mercado español.  Y no solamente ha crecido con Jerez, sino que ha crecido expandiéndose en otras zonas vitivinícolas. Por ejemplo, en el mapa vitivinícola español estamos prácticamente en toda la zona.

Tenemos bodegas como Beronia, en La Rioja; como Dominio de Fournier, en Ribera del Duero; Vilarnau, en Sant Sadurní d´Anoia; Pazos de Lusco, en Rías Baixas; Finca Moncloa, aquí, como vino de la Tierra de Cádiz, y Finca Constancia, vino de la Tierra de Castilla en Otero (Toledo). Y, después, en el mercado internacional, tenemos bodegas como Viñedos Veramonte y Neyen Apalta Estate, en Chile, y Casa Pedro Domecq, en México, que es una bodega importantísima, en la Baja California. González Byass ha ido abriendo no solamente su cartera de clientes, sino también su portfolio, su posibilidad de abrirse en el mundo del vino.

Como bien comenta, cuentan con diversas bodegas en diferentes países de todo el mundo. ¿Cómo es posible gestionarlo?

- Publicidad -

Se gestiona, a nivel comercial, con una distribución común. Después, a nivel técnico, cada bodega tiene plena independencia para desarrollar todos sus proyectos.

Tenemos un mercado de distribución común, pero somos diferentes, porque cada bodega es singular. Cada una de ellas tiene su propio origen, su propio estilo; y eso no se coarta desde la dirección general, sino todo lo contrario, abre el abanico para que cada bodega pueda desarrollar su propia personalidad.

Asimismo, por otra parte, Antonio, ¿qué supone para ustedes la época de fiestas y festivales que comienza en primavera en Andalucía?

Esta época es importantísima para nosotros. Imaginaos ahora que empieza el periodo de las ferias… La Feria de Jerez, por ejemplo, es un escaparate para González Byass. Tenemos casi 200 casetas, el consumo supone alrededor de 200.000 botellas de Tío Pepe, en una sola semana. Traemos a muchos clientes a nuestra feria para enseñarles nuestras costumbres.

Además, también empiezan una serie de actividades próximamente. Ahora empezamos con la presentación de Tío Pepe en Rama, que es nuestro vino más icónico, más salvaje, sin filtrar, sin clarificar. Y durante el verano, bajo el concepto de “Veranea en la Bodega”, hemos creado un ciclo de experiencias para disfrutar en nuestras bodegas de Jerez que son pequeña ciudad dentro de una ciudad, ¿no? En ella, además de conocer nuestros vinos e historia, el visitante puede alojarse el Hotel Bodega Tío Pepe y disfrutar de la propuesta gastronómica del restaurante Pedro Nolasco, entre otras experiencias.

En verano, en el marco del ciclo “Veranea en la Bodega”, organizamos Tío Pepe Festival, que propone una serie de conciertos que se desarrollan en la bodega durante un mes completo, desde el 12 de julio hasta el 16 de agosto. Vienen cantantes internacionales que ofrecen conciertos diariamente y, a la vez, completamos esa experiencia con “Las Cenas de las Estrellas”, ofrecidas por restaurantes con estrellas Michelin dentro de la bodega en fechas concretas del verano. Este año tenemos confirmados ya, entre otros, a Miguel Poveda, La Oreja de Van Gogh, India Martínez…Es algo muy atractivo, que gusta mucho.

No solamente ofrecemos diversión, también tenemos formación dentro de nuestras bodegas. El “Sherry Master by Tío Pepe” es un curso de formación que durante dos días se desarrolla dentro de la bodega, con invitados de mucho nivel. Es un curso que se agota de un año para otro. También, durante la Feria, ofrecemos el “Tío Pepe Challenge”, el concurso de coctelería más importante del mundo, probablemente.

Por otra parte, imagino que desarrollan arduas labores relacionadas con la sostenibilidad y el medio ambiente. Seguramente este es uno de los pilares de la compañía, ¿verdad?

Sí, efectivamente. En 2014 pusimos en marcha la iniciativa “5+5 Cuidando el Planeta”. El nombre hace alusión a las cinco generaciones que han cuidado del planeta para que las otras cinco generaciones puedan disfrutarlo. La generación que actualmente está al frente de la bodega está muy concienciada con el medio que nos rodea y, por supuesto, uno de sus pilares más importantes es la sostenibilidad. Ahora, este programa medioambiental evoluciona hacia “People + Planet”, su nuevo plan centrado en el cuidado de las personas y del planeta.

Este compromiso se refleja en muchísimas cosas. Por ejemplo, la cava de Sant Sadurní de Vilarnau es 100% ecológica, y en Jerez, evidentemente, tenemos también viñedo ecológico. Ahora mismo estamos impulsando el uso de la botella reutilizable en Tío Pepe y tenemos el objetivo de lograr la total descarbonización en 2035.

También creamos otro proyecto precioso que es “Ángel de las Viñas”, en el cual nuestro equipo técnico de viñas viaja para colaborar en la recuperación de viñedos al borde de la desaparición. Entre ellos se localiza uno en la isla de La Palma y en la Alpujarra granadina, un ejemplo de viñedo de altura recuperado. No paramos de intentar integrarnos en el futuro, y ese futuro es sostenibilidad, indiscutiblemente.

Antonio, un poco para concluir, me gustaría de cara al futuro qué proyectos se plantean, ¿Por dónde pasa la hoja de ruta del futuro de esta compañía?

La hoja de ruta de González Byass pasa sobre todo por apoyar la sostenibilidad, por hacer un cultivo y una evolución sostenible; y el futuro también pasa por la diversificación. Queremos ofrecer a nuestros consumidores vinos de alta calidad, y alta gama. Queremos ofrecer un mercado único; un vino, además, muy gastronómico.

El gran auge y la recuperación del vino de Jerez ha venido de la mano de la gastronomía española, que ya es una marca reconocida en el mundo, la marca España. Por eso queremos seguir apoyando todos esos proyectos; apoyar a la gastronomía española, la gastronomía andaluza, nuestros vinos y, sobre todo que haya futuro para una empresa 100% andaluza y 100% española que siga creciendo y siga ofreciendo puestos de trabajo y futuro.  Además, esta Semana Santa para nosotros ha sido maravillosa. Llevamos un ciclo de sequía acumulada de cuatro años, y en una semana nos hemos puesto casi en 500 litros de lluvia por metro cuadrado. Ha sido el milagro de la Semana Santa.

 

- Publicidad -

Más noticias

CESUR organiza una jornada empresarial en Jaén para analizar las nuevas políticas agrarias

Andalucía copa el valor de la producción nacional de aceite de oliva con el 83,7%. Según los datos de...

Más noticias